Desde que fichara al francés Benzema en 2009, el club merengue no había vuelto a firmar a un delantero titular y de garantías.