El argentino tenía claro que quería abandonar el equipo culé, pero no fue una decisión que tomó de un día para otro. Así pensó todo