Iban ganando y de la nada les anotaron tres goles en siete minutos. A Piqué lo acusan de tener más el tenis que el fútbol en su cabeza.