En el Bernabéu no festejaban un título de la liga desde hace cinco años. Zidane, en su primera temporada completa, lo cambió todo de un zarpazo.