Rodrygo es ahora la sensación en el Real Madrid, pero el Barcelona llegó primero. Hasta que Florentino jugó su carta mágica y lo hizo suyo.