Después de que el centrocampista azulgrana dejase entrever que el Real Madrid ganaba sin jugar bien, ahora le devolvieron el golpe.