El equipo de Zidane festejó la Liga con decenas de miles de madridistas en la fuente habitual de Madrid: la Cibeles.