En 2013, Kevin Prince Boateng abandonó un partido, tras ser víctima de gritos discriminatorios.