El delantero francés se quitó la espina con un gol histórico, sin embargo, una falla terminó por condenarlo a él y su equipo.