La conquista de la Eurocopa en Francia marcó un año de títulos y muchos goles para el capitán de la selección portuguesa.