Con la venta de Morata al Atlético de Madrid, el delantero español se convierte de largo en el jugador que más dinero ha costado.