Horarios

Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST

Onti: GANÓ EL MADRID Y GANÓ EL BARÇA

MADRID, España.- Por supuesto que había gente que apostaba al resurgimiento de la fe. Creyentes de siempre aferrados a su fidelidad y entregados a confiar en que la calma siempre llega después de la tormenta. El inicio de LaLiga se centraba masoquistamente en Mendizorroza y en el Camp Nou más que en cualquiera de los otros campos del fútbol español.
 
Lo sabíamos y por ello estábamos atentos a lo que en Vitoria y la Ciudad Condal sucediera. El sábado, el buen Alavés de Javi Calleja recibía a este esperanzador nuevo Real Madrid que intenta modelar Carlo Ancelotti, a la espera de comprobar, al día siguiente, más el estado mental que futbolístico de los de Ronald Koeman ante la Real Sociedad de Imanol Alguacil.
 
Las condicionantes de un verano repleto de incertidumbres, no nos permitía más que aguardar los resultados de la primera jornada, y quedar a la espera de las reacciones de los dos clubes más emblemáticos del fútbol español en el inicio de temporada.
 
Las salidas en el Real Madrid de su pareja de centrales, bastiones no sólo defensivos en el juego sino de la institución como un todo referencial a nivel mundial, nos dejaba haciéndonos la pregunta de qué sería de los dirigidos ahora por Ancelotti sin Sergio Ramos y Raphael Varane… nada más y nada menos.
 
Hablar de los hechos que sacudieron los cimientos del FC Barcelona, no debería ni siquiera ser mencionado. El mero hecho de mencionar la traumática salida de Lionel Messi del conjunto culé rumbo a París es, de verdad, algo que sólo admite omitir comentarios que se han vertido alrededor del planeta fútbol todavía en estupor.
 
Dos hechos que se avecinaban con visos de catástrofe no sólo para el Madrid y el Barça, sino para todo el fútbol español, abría preguntas cuyas respuestas se aferran ahora, tras la jornada inicial, al espejismo o a la realidad que las dos primeras citas de merengues y blaugranas dejan como réplica de sus respectivos compromisos ligueros.
 
No sólo casi pasaron desapercibidos Ramos, Varane y Messi sino que, además, esos supuestos vacíos fueron llenándose con cierta alegría macerada en el hervor del caldero de la esperanza. La resucitación de Eden Hazard y Gareth Bale en el Real Madrid arropa la ilusión blanca, tanto, o mucho más, que el aterrizaje de Memphis Depay en Can Barça.
 
Espejismo o realidad, salpicados de casualidades. 4-1 gana el Madrid y 4-2 gana el Barça. Benzema anotó un doblete y Braithwaite también. Estos escenarios no han hecho más que delinearse en película de final feliz que abre un lunes lleno de sol tanto para Florentino Pérez como para Joan Laporta.
 
Martín Onti
 
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!