Horarios

Martín Onti: Vuelta a la bipolaridad de La Liga

MADRID, España.- Tres jornadas y el panorama pinta como hace unos años. La Liga acaba de nacer y ya las indicaciones del futuro apuntan a las numerosas batallas de los dos colosos del fútbol español por ganar la guerra que culmina en mayo. El mal comienzo de algunos equipos considerados exponentes para disputar el torneo a los grandes y las correspondientes victorias del Barcelona y del Real Madrid, sólo anuncian la posibilidad de nuevas conquistas blancas o azulgranas.
 
 
El mal inicio de candidatos que teníamos en la lista de posibles campeones, Atlético de Madrid, Valencia y Sevilla entre los más confiables a tenor de sus propuestas, no nos dejan ser ávidos creyentes de esperar un campeonato disputado desde el principio. No con esto quiero indicar que la liga española deba continuar en esta tónica, pero sí, uno teme que lo que vemos hasta el momento no indica lo contrario.
 
Pensábamos, sinceramente y tras ver partidos de pretemporada, que los dirigidos por Diego Simeone arrancarían con un ritmo de campeón. Nos hacía prever esto, la conformación de un muy sólido grupo de trabajo con incorporaciones de calidad como el francés Thomas Lemar, la valentía de quedarse en la entidad de otro mundialista campeón como Antoine Griezmann, y la consolidación de gente valiosa que ya viene colaborando con el ‘Cholo’ desde hace tiempo. Sumado a ello, la obtención de la Supercopa de Europa ante el Real Madrid nos daba señales de estar en presencia de un verdadero candidato a ganar muchas más cosas, no sólo LaLiga.
 
El Valencia de Marcelino García Toral mostraba también buenas perspectivas para esta temporada. Armó una infraestructura confiable de club y una plantilla de jugadores que convencían al técnico para afrontar una campaña de riesgo, donde la Champions League se constituía en un desafío más para el conjunto del Turia y que, a su vez, era un punto de mayor atracción para conseguir adeptos a una entidad acostumbrada a las buenas y alegres noches europeas.
 
 
El Sevilla, aunque con el cambio en la conducción por un entrenador sin tanta experiencia en la alta esfera futbolística, Pablo Machín, el que fuera estratega del Girona la campaña pasada, se proponía para ser tenido en cuenta en ese grupo de cabeza que aspira a grandes logros. Rodeado de una comitiva trabajadora de personajes de confianza como Joaquín Caparrós, el panorama se antojaba alentador en la plaza local para los andaluces y hacía pensar que sería uno de los que se entrometería en la búsqueda del título.
 
Bien, pero resulta que no ha sido tal cual el presagio que teníamos. A pesar de ese pensamiento que el análisis nos permitía imaginar, el comienzo nos deja ver la contra cara de esa moneda y enterarnos que el regreso a tiempos pasados, cuando la bipolaridad del fútbol español solía ser cuestión de los dos de siempre, vuelve a exponer al Barcelona y al Real Madrid como los indicados para discutir el máximo cetro, a menos que este comienzo sea un pasajero espejismo a falta de ajustes deseados y esperados para una lucha más numerosa, impredecible y no tan aburrida como la última liga.
 
Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!