Horarios

Sáb.Sep.18 9:55 PM EDT
Dom.Sep.19 11:00 AM EDT
Dom.Sep.26 1:00 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Foto: EFE

Martín Onti: Virtudes y defectos

MADRID, España.- Después de este categórico triunfo del Barcelona sobre el Girona, es necesario pensar en lo mucho que deja este partido. Más allá de atesorar una nueva victoria, el conjunto culé ha dejado ‘perlitas’ propias de un análisis crítico que descubre virtudes y defectos a la vez, que deberían servirle a Ernesto Valverde para sopesar su gestión conductora al frente de este Barça y no únicamente desde la versión futbolística.
 
 
 
 
No es fácil, se entiende, dirigir a grandes equipos por las demandas de que estos viven. Hay casos similares en los que se podría hacer parangones entre estrategas con raseros similares y, bajo los mismos conceptos, los mismos puntos de vista valdrían para ellos aunque la esencia debiera anteponerse al hecho de tener que ganar a toda costa.
 
En el caso del joven derbi catalán, es cierto que para que ese triunfo se consolidara de tal forma en favor de los blaugrana, la ayuda de los de Pablo Machín ha sido inestimable. El Girona arriesgó valientemente en demasía y pagó muy caro esa osadía. Adelantar líneas de defensa de tal suicida manera ante el Barcelona, es una invitación al sufrimiento futbolístico y así quedó demostrado con ese 6-1 que bien podría haber sido mucho mayor.
 
Sin embargo, tan fácil victoria sirvió para desnudar a un técnico que en ocasiones me deja perplejo por su nihilismo conceptual, a pesar de que Messi y las ventajas gerundenses le cubrieron esta vez su espalda. En una larga serie de errores generales, Valverde me hace dudar de su capacidad de ‘Gran General’, que es lo que un entrenador debe ser para su tropa. 
 
Con un encuentro decidido, y tras un golpe en la fatídica rodilla lesionada de Gerard Piqué, no exigió de inmediato la salida de su zaguero central cuando es sabido que se trata de un hombre fundamental para la fortaleza defensiva del equipo y al que siguió arriesgando sobre el terreno de juego hasta que su conciencia le sugirió cambiarle por el belga Thomas Vermaelen.
 
Además, Valverde avaló comportamientos indebidos y reiterativos de Jordi Alba y de Luis Suárez, quienes buscaron las quintas respectivas tarjetas amarillas que les limpiaran su curriculum de faltas, para escaquearse la próxima jornada ante Las Palmas y llegar limpios al Atlético de Madrid. Algo que sólo el lateral consiguió y el árbitro bien negó al uruguayo, a pesar de la insistencia desmedida de ambos por lograr un propósito desleal que bien podría ser duramente sancionado de oficio por el tribunal de faltas.
 
Finalmente, aunque merezca capítulo aparte, el tema del francés Ousmane Dembélé debería tratarse de forma muy, pero que muy especial. Ni siquiera el mismo ‘Txingurri’ comprende la ansiedad que sobrepasa al ex atacante del Borussia Dortmund y del que todo el estamento de la entidad azulgrana debería preocuparse con asumida seriedad. Un jugador al que la responsabilidad le ha podido desde el día de su presentación en el Camp Nou y del que parece no recuperarse todavía, da la impresión de pedir ayuda psicológica a voces,
 
Por suerte para el Barça esta vez enfrente estuvo este atrevido Girona y nuevamente en el once titular Lionel Messi, esa bestia que parece adormilarse hasta que desde la capital del reino le avisan que es hora de despertar para seguir demostrando porqué es el mejor jugador de fútbol del mundo.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!