Horarios

Sáb.Jul.02 5:00 PM EDT
Sáb.Jul.02 6:00 PM EDT
Sáb.Jul.02 8:00 PM EDT
Sáb.Jul.09 7:00 PM EDT
Sáb.Jul.09 10:00 PM EDT
Mié.Jul.20 9:00 PM EDT
Mié.Jul.20 10:00 PM EDT
Jue.Jul.21 12:00 AM EDT
Sáb.Jul.30 9:00 PM EDT
Sáb.Jul.30 10:00 PM EDT
Dom.Jul.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: Vergüenza ajena

Los que posicionan a este FC Barcelona en ese plan victimísta a que la sociedad catalana se ha abocado desde un tiempo hasta esta actualidad, provoca un rechazo visceral desde cualquier estómago que se precie de imparcial. Ya no hay defensa posible para las mentiras que se esconden detrás de las quejas sistemáticas en las que históricamente el ‘Més que un club’ ha intentado pertrecharse para justificar la mayoría de sus fracasos.
 
Lionel Messi, posterior al encuentro que pierden ante el Osasuna, lo dejó muy claro, diáfano, muy diáfano diría yo. Este Barça ha tocado fondo. Como institución de prestigio ganado en épocas futbolísticas no tan lejanas, hoy, la entidad que preside Josep Maria Bartomeu no es más que un manojo de despropósitos ingobernables que necesitan una inmediata catarsis en todo el estamento culé.
 
Cuando menciono al estamento azulgrana, creo que ustedes entienden a la perfección a qué me refiero concretamente. Las conducciones de grandes corporaciones, por llamarle con cierta propiedad a lo que es, o pretende ser, el FC Barcelona, no puede continuar con tan preocupante política de implementaciones erróneas parapetados detrás de Messi, ni tampoco él intentar servir tales propósitos.
 
La gran masa que en el mundo se identifica con el equipo que capitanea el argentino, no se merece tamaña altivez por parte de sus dirigentes, y menos la infantilidad repetida de querer escudarse siempre en el plan de ‘condenados a muerte’ que pregonan hacia los cuatro puntos cardinales donde, todos bien lo sabemos, existen innumerables aficionados blaugrana.
 
Nadie debería permitir más situaciones de engaño. Los señores de saco y corbata, aquellos que se precian de poseer la capacidad de representar instituciones populares, como un club de fútbol en este caso, deberían comprender que representan multitudes más allá de Cataluña y que lo que acaba de dejar sentado su divisa anoche, no es del agrado de un humilde hincha de fútbol que descansa cada tanto en la búsqueda de alguna alegría a través del balón.
 
Lo cierto es que en este julio del 2020 la gran entidad que preside Bartomeu ha ido convirtiéndose en la amenaza de transformarse tan sólo en un buen club del barrio de Les Corts. La diferencia, la que muestra la frustración de este Barça y la vergüenza ajena que acaba de dejar al descubierto el Real Madrid, radica en el insípido proyecto que dirige Quique Setién y el sólido y concreto a cargo de Zinedine Zidane.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!