Horarios

Martín Onti: "Tiempos de espera"

MADRID, España.- El conocimiento de los automatismos suele, por lo general, necesitar de tiempos de espera para poder ser desarrollados de manera positiva. No por exigir la puesta en escena de una situación determinada las presiones de los que la ejecutan deben ser acertadas. Es importante adecuarse a los momentos justos en que se puede llevar a cabo un accionar y no equivocarse. Es como para quien se aprende de memoria un erróneo estribillo, porque para remendarlo lleva sus inconvenientes tener que corregirlo volviéndolo a grabar en la conciencia.

Algo de esto deben pensar tanto Julen Lopetegui como Ernesto Valverde. Los dos técnicos españoles del Real Madrid y el Barcelona respectivamente, han rechazado dar rienda suelta a sus nuevos fichajes de la temporada porque evidentemente tendrán sus justificadas razones para esgrimir.

Tanto uno como el otro deben pensar en la extensión del tiempo para la adaptación a sus esquemas de las recientes adquisiciones. La llegada a las dos instituciones más reconocidas del fútbol español de refuerzos para esta campaña, tiene diferencias de interpretación en el aspecto estratégico, pero con un sólo propósito.

Si bien el origen de tales adaptaciones encierra distintas consideraciones, el resultado final intenta conseguir el objetivo deseado que no es otro que tener en sus equipos el mejor funcionamiento futbolístico posible de cara al futuro. Ellos saben, sobre todo, que dependen de sus sabias medidas para que ello ocurra y que la elección equivocada no tiene muchas veces tiempo para ser corregidas, más aún por ser quienes son ambas entidades.

Aunque apenas disimiles en lo básico, merengues y azulgranas viven de los éxitos y cada detalle debe ser medido con recelo. La búsqueda del triunfo es la meta y en ese camino el uso de las ecuaciones debe ser matemáticamente probadas. Está claro que la favorable funcionalidad de sus equipos en las primeras jornadas de LaLiga les permite disponer de ese tiempo de lógica, y en eso tenemos que hacer hincapié para justificar titularidades y suplencias en sus planteles.

El Real Madrid tiene 2 casos, por sobre los otros, que necesitan de un puño templado por la experiencia de Lopetegui para tratarlos. La portería, con Navas y Courtois esperando saber quién corre con ventaja para ser titular tiene mayor presión que la de Carvajal, aprovechando por ahora su localía, con Odriozola a sus espaldas para adueñarse de la banda derecha en defensa.

El Barcelona cuenta con mayor número de aspirantes a la lucha de posiciones. En defensa y desde el banquillo Lenglet presiona a Piqué y a Umtiti, en el medio Arthur y Vidal muestran ansiedad por mostrar sus dotes en una zona que admite retoques más habitualmente en tres demarcaciones y en ataque, Malcom observa el irregular juego de Dembélé para irrumpir a la primera oportunidad que el ‘Txingurri’ le otorgue.

Sin embargo, y en esos ambientes de tensión, son los entrenadores quienes deberán tener la inteligencia y percepción para conducir las ambiciones de jugadores que no han venido a estos clubes para calentar poltrona en la caseta de suplentes. El pulso del donostiarra y del extremeño están a prueba a pesar de sus prometedores inicios en liga.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!