Horarios

Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mar.Nov.10 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST
Jue.Nov.12 12:00 AM EST
Mié.Nov.18 12:00 AM EST
Cristiano ya no es la figura alrededor de la cual gira el Real Madrid, y Bale está justamente allí para hacerse cargo.

Martín Onti: A rey muerto, rey puesto

MADRID, España.- El regreso de Gareth Bale fue la mejor noticia que pudo acoger el Santiago Bernabéu. El atacante galés volvió a los terrenos de juego después de largos 88 días sin ver acción a nivel profesional. Si hubo un momento en el que la duda de falta de entrega y calidad de su fútbol rozó la mente de algún aficionado, eso quedó resuelto al minuto 83 cuando, tras una fantástica galopada por sector izquierdo, apareciera con su gol para sentenciar el partido ante el RCD Espanyol y recuperar las buenas sensaciones blancas.
El mundo merengue puede sentirse tranquilo al saber que Zinedine Zidane ya tiene de regreso en su plantilla a Bale. Al margen de la obvia, la futbolística, muchas son las razones de peso en el Real Madrid para alegrarse de la recuperación del británico.
 
Es cierto que últimamente la producción del conjunto de Zidane se había visto en niveles alejados de la brillantez de otros tiempos, pero aun así el tuerto siempre ha sido rey en el país de los ciegos, y la muestra está en las estadísticas de La Liga que tienen a la entidad de Florentino Pérez como líder absoluto a pesar de tener dos partidos menos jugados que su inmediato perseguidor.

Con lo visto, y luego de pasar el mal trago de aquellos tiempos difíciles en los que el Madrid acusaba ausencias significativas en los que quedó eliminado de la Copa del Rey, a nadie en su sano juicio deportivo se le puede ocurrir que este equipo no sea el campeón de la presente temporada en el campeonato local.
 
Paralelamente a los cálculos del juego, queda analizar uno de los puntos más importantes para el futuro blanco, y aquí es donde el retorno de Gareth Bale adquiere nivel de extrema importancia para "Zizou".

Por más que se empecinen los medios cercanos a la institución, acatando el pedido del dedo ejecutor para hacer obedientemente esto o aquello sin el atrevimiento de disentir, Cristiano Ronaldo ya no es la figura alrededor de la cual gira el Real Madrid, y Bale está justamente allí para hacerse cargo de tirar del carro.
 
Por ello es que el madridismo debe sentirse feliz tras la vuelta del galés. Los inmortales claudican también en algún tiempo en que los sueños se transforman en presente realidad, esa misma que a partir de ahora defiende Gareth Bale.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!