Horarios

Martín Onti: Recuperamos el norte

MADRID, España.- Dícese en términos de entre casa que es bueno recuperar el norte de una situación cuando esta se bifurca hacia otros puntos cardinales no presagiados, no deseados o no esperados. En relación a temporadas pasadas y con el formato de la última experiencia en mano se podría haber especulado con el buen inició en LaLiga del Barcelona, el traspié de sus máximos adversarios, el Real Madrid y el Atlético de Madrid, además del Sevilla, el Valencia y todo aquel rival de cuidado para los azulgrana en la liga española parecía sentenciar el torneo.

Pues bien, unos dirán que esto fue obra del destino que la relatividad del fútbol depara cada tanto con los improbables de este juego, otros dirán que todo estaba programado de antemano para que así no fuese. La eterna lucha de lo que queda oculto tras la realidad, condenó la escapada en la clasificación de un Barça que tenía todo de cara para continuar siendo el superlíder.

Anoche hubo dos razones, muchas hipótesis, y una sola verdad inamovible en el Camp Nou. Empate con sabor a victoria para los de Eusebio Sacristán y empate con sabor amargo a mezcla de derrota y confabulaciones para los de Ernesto Valverde. Nada que en artículos anteriores no nos hayamos hipotecado en tratar de explicar sobre los dueños de casa.

Recientemente, en las notas tituladas "La suerte de Ernesto Valverde" y en "Diferentes juicios futbolísticos", hacíamos referencia a la actual situación blaugrana que anoche en la Ciudad Condal se transformó en un presente palpable. 

La postura estratégica a nivel institucional, desde la cabeza del cuerpo técnico hasta la de sus futbolistas, termina condenando a un favorito con un traspié inesperado en el análisis de cualquier punto deportivo que un Barcelona-Girona diera para analizar.

El resultado de esta quinta jornada de la liga española deja un panorama más acorde con lo esperado para un interesante comienzo. Esperado en lo deportivo, si este fuese por méritos, y esperado también en lo ‘administrativo’… por decirlo de alguna suave manera si fuese lo inesperado.

En el fondo, y de cualquier forma, los culpables no tendrían excusas para ejercer sus razones si la soberbia no fuese parte del engreimiento que en ocasiones se apodera del triunfador, como que tampoco la tendrían quienes la pueden ejercer si la humildad fuese el patrón de conducta de los que se saben mejores.

Recuperamos el norte en LaLiga. Los equipos con posibilidades de discutir el título vuelven a estar en un grupo más compacto y la ilusión vuelve a dar un interés que trae aparejado un sinnúmero de alternativas al negocio que el fútbol ofrece. Ahora, más que nunca, un Girona-Barça en Miami suena a revancha como para llenar un gran estadio.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!