Horarios

Martín Onti: Querido Zizou

Si alguien piensa que el retorno de Zinedine Zidane al Real Madrid significa para el técnico galo un camino de rosas, está equivocado de cabo a rabo. Sin duda el francés era la mejor alternativa para ocupar un banquillo en la antesala del infierno, eso sí, que nadie lo dude. Zidane es el ‘personaje’ idóneo y con el mote de personaje a posta nunca mejor puesto.
 
Para continuar en esta dirección, deberemos coincidir en que la ingobernable situación a que había llegado la entidad de Florentino Pérez no tenía alternativa otra que un cambio con intenciones de catarsis completa. Si hasta aquí estamos de acuerdo, la figura del “Querido Zizou” repetido por su presidente en varias ocasiones durante su presentación como entrenador merengue toma su exacta y comprensiva validez.
 
Zidane, y nadie más que Zidane, es por numerosas razones la persona indicada en la que se ha pensado para esta resucitación de un equipo vencido desde el inicio de temporada. Sí, desde que asumió Julen Lopetegui primero y desde la intrepidez de colocar en su lugar a Santiago Solari cuando aquel fue despedido y el Real Madrid equivocó el camino de la supervivencia.
 
El presente, ya camino al pasado, nunca fue problema de estrategia futbolística, de planteos tácticos alrededor del balón. La condición de equipo fuera de toda aspiración deportiva a falta de largos tres meses de competencia, llega por una situación extradeportiva en la que Zinedine Zidane puede ser de incondicional ayuda por su vasta experiencia.
 
Los títulos recientes en la entidad blanca le sirven hasta el mismo límite de las pruebas estadísticas, aunque colaborando sin duda al todo que emana de la figura consolidada de Zizou Zidane. Sí, el mismo “Querido Zizou” con que el señor Pérez se dirigió en un par de ocasiones durante la presentación del nuevo estratega merengue y que le brotaban honestamente desde su interior al mandatario merengue.
 
Zidane es la persona justa, en este preciso momento y en estas exactas circunstancias, para enderezar el curso institucional de un Real Madrid que ya se encontraba a la deriva. Su personalidad es el cimiento principal de un acuerdo general en la que la menor cantidad de causalidades será lo más positivo de una reestructuración de absoluta e imperiosa necesidad.
 
Tres meses de calma, en la que sólo se deben aportar triunfos sin retornos redituables desde lo estadístico, dan tiempo suficiente para el lógico ajuste de una situación que había sobrepasado las exigencias y expectativas que siempre conviven en el Real Madrid.
 
Por ello Zidane es ahora más “Querido Zizou” que nunca. Porque para el momento es el mejor, porque le sirve al club para reagruparse en una pieza, porque le da a Florentino Pérez tiempo a capear el temporal que atraviesa, porque en el fondo también Zizou ama la gloria y porque, fundamentalmente, el francés le debe al “Presi” un gran favor cuando este intercedió a su favor en aquel viejo altercado con Luis Figo en el año 2001.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!