Horarios

Vie.Oct.23 12:00 AM EDT
Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Es más factible que el Barça dé vuelta la eliminatoria ante el PSG a que Luis Enrique siga siendo el técnico del club.

Martín Onti: Polvorín blaugrana

MADRID, España.- No se puede tapar el sol con un dedo y es cuestión de tiempo para que Luis Enrique Martínez deje de ser el entrenador del Barcelona. No es tanto que se le pasará factura al técnico asturiano por sus mediocres planteos y decisiones tácticas, que sí influyen desde lo futbolístico, sino por su mala relación con el vestuario azulgrana.
Todo aquel que esté cercano a la plantilla culé sabe del malestar de muchos jugadores con Luis Enrique, algo que viene desde hace muchísimo tiempo atrás y que sólo fue disimulado por los triunfos y la bondad de Lionel Messi al otorgarle su beneplácito de continuidad para la presente temporada. Sin embargo, la firma del nuevo contrato de La Pulga depende directamente de si sigue el actual estratega al frente del equipo, así de claro la tienen los que leen entre líneas en Can Barça.
 
Ya se comenta públicamente que el vestuario, dicen en un 75 por ciento, está en contra de que este cuerpo técnico siga al frente del actual campeón de Liga, y si vamos más lejos, y me dejo convencer por allegados que dicen conocer de primera mano el tema, podría decir que Lionel Messi no firmará su nuevo contrato hasta saber si Luis Enrique sigue como entrenador del primer equipo. Aparentemente el 10 habría dejado sentado que de cara a la próxima temporada este asunto se resume a un o él o yo.

La debacle estrepitosa de París ante el PSG de Unai Emery ha abierto una brecha tan profunda, que a día de hoy es más factible que el Barça dé vuelta la eliminatoria ante los galos a que Martínez siga siendo el técnico del club.
 
Lo que generó el paseo estratégico-táctico que Emery le dio al asturiano ha sentenciado prácticamente a Luis Enrique, y las declaraciones posteriores de piezas claves del conjunto blaugrana, como Sergio Busquets y Andrés Iniesta, que lo hicieron de cara a la galería exponencial, han terminado de inclinar la opinión general en contra del actual cuerpo técnico.
 
Por si todo estos datos fuesen pocos, a Luis Enrique se le suma en contra su conducta inflexible habiendo mandado al ostracismo a jugadores como Iván Rakitic, Arda Turan, e inclusive Aleix Vidal, e insistiendo con otros hombres que siempre han sido del desagrado de quienes entienden del juego culé y no entran en el sistema que tanto se promociona desde sus orígenes en la Masía.
 
No podemos decir que el solitario fiasco en París ha provocado todo este desaguisado en el Barcelona sin dejar de recordar que sólo fue la gota que terminó rebalsando el vaso ya cargado desde la noche de Anoeta dos temporadas atrás. ¿Se acuerdan?, sí, cuando Luis Enrique no puso a Messi ante la Real Sociedad sino hasta cuando ya estaba decidido el partido que terminó perdiendo en tierras donostiarras.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!