Horarios

Martín Onti: No todo lo que reluce es oro

Sí, de acuerdo, son 6 puntos de diferencia con el Atlético de Madrid. El equipo del ‘Cholo’ Simeone con su derrota ante el Betis deja que el Barcelona se escape un poco más en el liderato. Los números denuncian una comodidad que la realidad comienza a contradecir desde lo futbolístico. No porque el juego del conjunto de Ernesto Valverde no lo merezca en el plano general de LaLiga, sino porque se debe hacer una critica válida del momento actual, y en este particular tenemos motivos para desconfiar hoy del asumido poderío de los azulgrana como muchos se empecinan en señalar.
 
En la parte primaria de la temporada, la decisión del cuerpo técnico del Barcelona, en cuanto a la programación de la nueva campaña, le otorgó un posicionamiento privilegiado a los culé que les permitió partir con ventajas en la suma de unidades. A pesar de sus bajones productivos, generados básicamente por el agotamiento que algunas de sus figuras dejaron ver tras una anterior campaña tan exigente en la que se jugó, además, la Copa del Mundo, los de Valverde cumplieron con un diagrama de producción bien gestionado que hoy les da la ventaja mencionada.
 
Pero, en el ecuador de la actual temporada en el fútbol español, las consecuencias de una campaña tan rigurosa, donde se juega prácticamente cada 72 horas, comienza a amenazar con pasar duras facturas a cada club sometido a la severidad de las competencias, de la Liga, de la Copa del Rey y de los compromisos europeos que tienen quienes están en tales circunstancias.
 
En síntesis, no se hace raro pensar que lo que hemos visto en el Barcelona, llamado a ser por muchos el dueño del fútbol español en la actualidad, comienza a demostrar en estas últimas jornadas, a la mitad de su campaña, lo que los demás fueron dejando ver al inicio de la misma.
 
Lesiones transformadas en ausencias, o debido al bajo nivel futbolístico, pueden ser considerados como una muestra de lo que argumentamos. Si concretamente hay que dar nombres en el análisis justificativo, los innumerables problemas físicos de algunos miembros de su plantilla blaugrana nos conduce a imaginar que caminamos de la mano de la razón y que la causalidad comienza a posicionarse dubitativamente con mejor panorama que la casualidad para este liderazgo que mantiene, por ahora, en LaLiga, su continuidad en Copa del Rey y en la Champions League.
 
Las dudas asustan a Valverde. La gestión tiene un límite que el ‘Txingurri’ adivina cada vez más cercano. La provechosa productividad le ha ayudado, ha sabido colaborar en esto por la fortuna de un buen partido y el compromiso incuestionable de Lionel Messi, el buen momento de Gerard Piqué, el oportunismo de Jordi Alba, algunos chispazos de Sergi Busquets, el sacrificio de Iván Rakitic, la fiereza goleadora de Luis Suárez y la bendición de tener 2 jóvenes y excelentes porteros como Ter Stegen y Cillesen.
 
Pero, no todo lo que reluce es oro. El Barcelona continúa su senda triunfalista casi sin convencer, o al menos convenciendo a menos gente que hace unos meses atrás. Sus bastiones tienen un promedio de 31 años ya y si el tiempo pasa para todos, también para los Messi, Piqué, Alba, Busquets, Rakitic y Suárez pasa indefectiblemente y peor aún cuando sus reemplazantes no ayudan a una prometedora imaginación futura.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!