Horarios

Sáb.Jul.11 12:00 AM EDT
Mar.Jul.14 12:00 AM EDT
Mié.Jul.15 12:00 AM EDT
Jue.Jul.16 12:00 AM EDT
Sáb.Jul.18 12:00 AM EDT
Mar.Jul.21 12:00 AM EDT
Mié.Jul.22 12:00 AM EDT
Jue.Jul.23 12:00 AM EDT

Martín Onti: ¿Més que un club?

A lo mejor lo que corresponde es desmenuzar convenientemente el slogan que caracteriza y enorgullece al Barça tan particularmente. Cuando uno se refiere a la institución catalana, en la actualidad, no puede dejar de identificarles con esa gran pancarta que cruza sus gradas en señal de altivez y en la que hasta con cierta arrogancia se parapetan sus adeptos.
 
Hemos visto hasta el cansancio actuaciones de final e inicio de temporadas en el magnífico escenario que es el Camp Nou. En ellas, besar el escudo y prometer éxitos siempre está avalado por el lema más representativo del FC Barcelona como entidad mundialmente reconocible. 
 
Ese ‘Més que un club’ se eleva orgullosamente en defensa del Barcelona como institución y escuda las dudas que genera el comportamiento de muchos de sus dirigentes. En tiempos de pandemia, esta parece haber hecho centro en el barrio de Les Corts y, en consecuencia, los despojos blaugranas navegan desorientados por la Ciudad Condal.
 
El FC Barcelona ha eclosionado contra la realidad que sus directivos fueron construyendo en las últimas temporadas. Cuando el ‘juerguista’ de Joan Laporta cerró la puerta tras de sí, cerró también el progreso de un club de prominente futuro deshilachado por las juntas que llegaron después del presidente que confió en Pep Guardiola como entrenador.
 
Nadie de los señores de pantalones largos en la entidad culé, a posteriori, atinó con conciencia a velar por los intereses deportivos, más allá del bienestar económico que el favoritismo futbolístico les pudiese significar para ellos mismos. La disyuntiva apuntó siempre a ser directivos versus socios, y que conste que ni siquiera hago referencia a los aficionados, aquellos entusiastas amantes del fútbol sin voz ni voto, ni menos a los terceros que se aprovechan de las circunstancias.
 
Entre tantas otras decisiones, haber usufructuado una situación para salvar sus propios intereses es la única y vergonzosa explicación que podrían ofrecer al cambio de cromos entre el Barça y la Juventus italiana. Arthur Melo y Miralem Pjanic pagan los platos rotos de este desaguisado que termina con la prometedora figura del brasileño de 23 años en Turín, y la desventajosa llegada del bosnio de 30 años a la pretendida República Independiente de Cataluña.
 
Ciertamente el FC Barcelona es ‘Més que un club’… leído el mensaje entre líneas o como se entienda de manera más clara y directa, el resultado final es, amén de inalterable, tan bochornoso como ruin. Deben agradecer que el Camp Nou no acepta público estos días, aunque hasta eso debe haber sido planificado.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!