Horarios

Sáb.Dic.07 11:00 PM EST
Lun.Dic.09 11:35 PM EST
Mar.Dic.10 11:35 PM EST

Martín Onti: Los últimos días de Gerard Piqué

Los días de futbolista de Gerard Piqué, el defensa central y uno de los capitanes del FC Barcelona, van de poco tocando a su fin. Irremediablemente, todo lo que emana de él en cuanto a actitudes que se preocupa en demostrar casi con un desmesurado empeño, nos lleva a entender claramente ese mensaje que más pronto que tarde llegará a concretar.

El tema se trata aquí de aceptar el contenido que irradia por los cuatro costados de Piqué. Cuando él anunció, un par de temporadas atrás, que dejaba de estar disponible para la Selección de España, se inició el periplo de abandono al fútbol en la cabeza del jugador catalán. Sólo su interés de mantenerse en activo con la camiseta del FC Barcelona lo ligaría al juego a posteriori, aunque esto sólo sea una manera de decir para nosotros poder asimilar que continuaba siendo futbolista.

Sería necio discutir la calidad del central azulgrana, porque sus aptitudes son innegables desde el análisis de su carrera a día de hoy, inclusive al punto de afirmar que el sistema defensivo del equipo que dirige Ernesto Valverde no es el mismo en su ausencia. Pero, no es el tema principal a tratar aquí, puesto que esa etapa él mismo la va conduciendo gentilmente a su final.

Lo que trato de enfatizar en este artículo, no son las inexistentes dudas de su quehacer deportivo sino de las formas en que una persona monta tinglados en sus historias personales para buscar, consciente o inconscientemente, arribar a puntos terminales a través de las circunstancias de sus propias condicionantes.

Gerard Piqué se ha cansado del fútbol. Muchas instancias colaterales deberían ser tenidas en cuenta para comprender que su retiro no tendrá tristezas -algo que muchos otros futbolistas desearían poder decir-. Él puede darse el lujo de enfrentar un paso entre etapas que no sufrirá ningún tipo de trauma, al contrario, puesto que la transición entre futbolista y empresario ha tenido una aclimatación tan adecuada como inteligente.

La claridad de su futuro le permite ahora a Piqué discurrir por sus días haciendo lo que le gusta, de la misma forma que sucedió con el fútbol sin necesidades al que pudo entregarse desde pequeño. Este presente de señor de pantalones largos, le encuentra maduro para desafiar un nuevo reto, que es lo que evidentemente le va a su muy particular personalidad.

Es muy probable, aunque él no lo haya anunciado todavía, que Gerard Piqué, el incomprendido niño de la parte alta de la Ciudad Condal, abandone sus días de jugador de fútbol pronto. Las partes del club han comprendido, compañeros inclusive, que sus pensamientos y dedicación no pasan ya por sufrir con responsabilidades que le incomodan y que terminan jugando en su contra, sino además de la gente a quienes le debe guardar debido respeto.

Sus empresas, casi multifacéticas a esta altura y propias del mundo ‘piquesiano’ en el que se mueve, no admiten un balón en sus pies vestido de corto y alcanzar el punto de comprensión de los hechos es algo que Piqué ya conoce, lo único que falta es dar ese paso de libertad que, asumo, tiene las horas contadas.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!