Horarios

Martín Onti: los síntomas de gravedad

BARCELONA, España.- Desde el resultado del partido, el "barcelonismo" tiene razones para festejar, pero, sólo desde los números que avalan con ese sepulturero 5-1 su alegría para entibiar la fría noche catalana y justificar el momento más agraciado con respecto al desasosiego que acompaña al Real Madrid esta temporada. Triunfo de carácter letal del Barça sobre los de Julen Lopetegui, aunque con mayor daño en lo espiritual que en lo estadístico.

El equipo de Ernesto Valverde ganó a un Madrid en estado comatoso donde el último estertor de 15 minutos, al inicio del segundo tiempo, no sirvió para contener la hemorragia mortal de saberse camino al patíbulo. Más allá de la derrota ante el conjunto culé, las consecuencias posteriores, que comenzarán a desandar durante la semana que se avecina, será la mayor preocupación a vencer para Lopetegui.
 
En una situación como la que atraviesa la institución de Florentino Pérez, sólo una reconstrucción a partir de nombres con nuevas promesas y planificaciones en las que se pueda confiar, sería la señal de que resucitar la debilidad por la que atraviesa el club blanco, es un indicativo de que volver a ser lo que es en realidad el Real Madrid puede ser posible con tiempos tan palpables como reales.
 
El clásico, el análisis a cualquier nivel del mismo que debemos hacer, sólo admite hablar de la importancia que este resultado en el Camp Nou ha generado para el más perjudicado. No solamente porque ha perdido la entidad merengue ante quien menos debería haber sucumbido futbolísticamente, sino porque en cada parcela que conlleva la situación de esta dolorosa caída ante el Barça, tiene un legado de pérdidas de difícil e inmediata recuperación.
 
No se puede hablar de fútbol en estado puro sin estar pendiente de todo el paralelismo problemático que está acompañando al Madrid desde el comienzo de esta campaña. No tendría validez alguna hacer conjeturas a sabiendas de que los motivos futbolísticos resultan posteriores al sentir de un vestuario tocado, casi quebrado a ratos, para valorar un momento crítico y preocupante.
 
Los síntomas de gravedad, de enfermedad lógica explicada desde un cuadro de mentalidad debilitada por una cruda realidad del desgaste que ocasiona el fútbol en la actualidad, han sido, entre otros menores, los que han ido minando la otrora fortaleza del campeón de Europa en estado de pasividad mental que paraliza su acostumbrado buen fútbol. Habrá cuestiones menores que además influyen en el rendimiento del Real Madrid, pero esos deben esperar.
 
Martín Onti
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!