Horarios

Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Vie.Oct.09 12:00 AM EDT
Mar.Oct.13 12:00 AM EDT
Mié.Oct.14 12:00 AM EDT

Martín Onti: Los precios del mercado

Que el precio de un jugador de fútbol varié a la hora de colocar una cifra sobre su cabeza, depende de muchos factores. Que un defensa como el brasileño Diego Carlos Santos Silva, central que el Sevilla FC compró al Nantes francés en 15 millones de euros y que ante el supuesto interés del FC Barcelona tenga ahora una cláusula de 75 millones, no es ni más ni menos que lo que nosotros mismos hemos ido generando.
 
Como en cualquier actividad, los precios de la oferta y la demanda son los que rigen la comercialización de un producto. Por ejemplo, si una residencia está ubicada en una zona de alto standing de vida, su costo irá en proporción a ello; es decir, si un artículo de consumo es requerido por la gente en cierta escala, esto colaborará para que su mayor precio de adquisición tenga una razón de ser.
 
En el fútbol sucede exactamente lo mismo. Si un jugador encarece su ‘caché’, es porque su juego ha sido la base para que sus representantes –agente o club- se erijan en negociantes de ese objeto de oferta que el mejor postor querrá llevarse.
 
Los tiempos de subastas de los que se pueden preciar las ventanas de compraventa de futbolistas, generalmente los veranos o inviernos correspondientes a cada liga, nos ofrece toda una gama de acuerdos que son parte de esas pujas que se inician anticipadamente en los corrillos de cada ambiente ligado al mercado futbolístico.
 
Toda la infraestructura que depende del fútbol, en este caso, se pone en marcha con el principal objetivo de obtener una ganancia por la sencilla razón de que este deporte se ha transformado en un negocio del que se aprovecha mucha gente ‘perpicaz’, por decirlo de alguna gentil manera.
 
Los rumores, parte fundamental de todo este entramado, son el paso inicial al que muchos medios se ven obligados a prestarse a cambio de favoritismos que retornan cubiertos de una gratificación disfrazada de entrevistas en exclusiva, menciones oportunas, o simplemente un agradecimiento ante sus pares que vale tanto o más que las anteriores consideraciones.
 
Los precios del mercado son, en consecuencia, mandatos de los entornos. Si el club interesado por Diego Carlos hubiese sido una entidad de mucho menor renombre internacional, probablemente, y a pesar de la excelente campaña del defensa del Sevilla, estaría aún anclado en la cercanía de los 35 a 40 millones de euros.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!