Horarios

Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST
Madrid-Barça

Martín Onti: Los Montesco y los Capuleto

En realidad William Shakespeare no le cambió el rumbo a nada. El odio nace con la humanidad, tanto o más que el amor. Lo que surge en el proceso de la vida está regido por el entorno y los condicionantes para acercarse al otro. La famosa obra ‘La tragedia de Romeo y Julieta’ del dramaturgo británico, aunque asienta el desarrollo de la misma en la fantástica Verona, bien podría haberse representado en cualquier lugar del mundo. Los Montesco y los Capuleto estaban llamados a odiarse muy a pesar del incontestable amor que se profesaban sus hijos.

La historia cuenta, y mucho, sobre los orígenes que desencadenan la realidad. Por ello no sería inoportuno si hiciéramos un sintético repaso a la obra que transcurre en el norte italiano y expone una ancestral rivalidad entre estas dos familias que sufren, a manera de castigo, el hecho de que dos componentes de las mismas -Romeo Montesco y Julieta Capuleto- desafiaran con amor el odio de sus progenitores con un tan dramático como ejemplificador escarmiento final, el suicidio.

Viajamos a través del tiempo y desde aquellos renacentistas días de 1597 aterrizamos en estos modernos y no menos conflictivos del 2018, donde en lugar de caracteres italianos nos encontramos con personajes españoles que nos sirven para explicar lo que nadie que esté ligado a opinar sobre el fútbol español puede evitar.

Hace dos días se jugó en el Santiago Bernabéu la ida de los octavos de final de la Champions League entre el Real Madrid y el PSG galo, sin embargo, todo indica que quienes se enfrentaron en la capital española fueron la institución blanca contra los azulgrana del Barcelona. Ha sido como si un negocio de los Montesco fuese boicoteado por los Capuleto y exactamente lo mismo hubiese acontecido en situación inversa.

A día de hoy no se han acallado los coletazos de aquel encuentro que ganó el equipo de Zidane. Que bien ganó vale la pena recalcar. Muchos han juzgado la victoria merengue desde la comprensible óptica blanca y otros desde una respetuosa perspectiva opositora, si se le quiere llamar así a las percepciones futbolísticas, tema que incluso lleva a ‘comprensibles diferencias’ entre personas que se estiman. Sería de necios negar que no existen puntos de vista desde los ojos del corazón, que de uno u otro bando siempre estarán allí como jueces de una realidad inapelable que es casi imposible cambiar. 

A menos que una tragedia ocurra -como en el acto final de Romeo y Julieta- como para que la comprensión de que la vida no pasa axialmente por el odio demuestre lo contrario, les aseguro que la rivalidad entre el Real Madrid y el FC Barcelona nunca desaparecerá. Es lo malo que tiene este fantástico deporte que es el fútbol y lo bueno de poder ponerlo en perspectiva para entender que en tal nimiedad existencial no se acaban nuestros días.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!