Horarios

Martín Onti: Los espantapájaros blaugranas

BARCELONA, España.- A través de los últimos años, pongamos la cantidad de 20 para ser prudentes, varias han sido las figuras del fútbol mundial que han intentado abrazar el éxito a nivel futbolístico dentro de la disciplina institucional del Barcelona y, en cierta forma, sólo la decepción encontraron.

Algunos llegaron de la mano de la ilusión y salieron poco menos que aterrorizados, caso Neymar; otros no pudieron con su genio y despotricaron contra los estamentos técnicos del club con el mismo final, caso Zlatan Ibrahimovic; hubo quienes fueron decapitados antes de su hora señalada, caso Samuel Eto’o; y hasta verdaderos cracks retirados con los honores de inmortalidad futbolística merecida, caso Ronaldinho y Diego Armando Maradona. Detrás, quedan muchos otros de segundo nivel teniendo en cuenta a los arriba mencionados.

Tratar este tópico se me ocurre casi obligatorio tras la renuncia de Antoine Griezmann para ser parte del proyecto de Ernesto Valverde, y la aparente negativa del belga Eden Hazard para aterrizar en Can Barça después del interés manifiesto que la directiva culé había dejado entrever hacia el todavía futbolista del Chelsea inglés.

Si nos remontamos en el tiempo, y escarbamos un poco en la superficie tirando de hemeroteca, encontraremos situaciones similares que nos hace pensar en que algo erróneo se está haciendo en la entidad catalana. Así, no se nos hace extraño que la historia no tan añeja, nos cuente mejor de las salidas traumáticas rumbo a la capital del reino de Luis Figo, de Ronaldo Nazario y de Michael Laudrup, por ejemplo.

Cuando uno se detiene a buscar un denominador común del tema, con el mejor de los propósitos y a manera de intentar dar con una respuesta lógica, se encuentra con motivos que en apariencia podrían tener una significancia dispar en el concepto a analizar.

Hablando de las dos últimas décadas azulgrana, las sucesivas presidencias, incluyendo la de Josep Lluis Nuñes hasta la de Josep Maria Bartomeu y pasando principalmente por las etapas de Joan Gaspart, Joan Laporta y Sandro Rosell –entre cortos interinatos de mandatarios menores- han terminado de formarnos una idea con la que hoy debe lidiar el barcelonismo contemporáneo.

Por todo esto, se me hace un tanto extraño que el comportamiento caprichoso de varios futbolistas tenga mayor peso que la ilusión de jugar en un equipo como el FC Barcelona. Sin embargo, a los hechos uno debe remitirse para aceptar un destino justificado por razones más poderosas que el deseo mismo, quizás el que defienden tan celosamente los espantapájaros blaugranas.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!