Horarios

Martín Onti: Los equilibristas del medio

Fundamentados desde el mediocampo, nada es lo mismo en un equipo de fútbol para poder juzgar su funcionamiento. Se puede resistir un temporal de mal juego con delanteros que no sean tan efectivos y hasta con defensas que provoquen el propio desconcierto, pero, si en el mediocampo los encargados de darle sentido futbolístico no atinan a equilibrar la propuesta impuesta por quien esté a cargo, de nada servirá el esfuerzo de las otras partes.

La zona ‘noble’, esa de gestión futbolística de un equipo, no puede darse el lujo del error porque de ello depende el éxito o el fracaso. Pocos enfrentamientos he visto donde una escuadra que no hubiese tenido el control de la zona media haya manejado un partido a voluntad. Habrá encuentros en que, como en el fútbol inglés, se haya definido un resultado por su cada vez más obsoleto estilo ‘kick and rush’, pero, esto debe ser aceptado como una excepción a la norma.

Aunque el valor de los goles sea el más apreciado desde la generalidad del concepto futbolístico, los buenos técnicos saben que sin los equilibristas un equipo reduce sus posibilidades de triunfo a la fortuna de un juego sin control de la estrategia, y por supuesto menos de la táctica.

Un par de ejemplos en la liga española nos invitan, a través de un repaso de sus clubes, a entender con nombres que por más que existan los Benzema, los Messi y Ansu Fati o los Luis Suárez y Diego Costa, de nada valdrían sin los Casemiro, Busquets, Koke como base y con laderos como los Kroos, De Jong y Saúl. Bien podríamos, además, mencionar a cada club del fútbol español con ejemplos similares donde en la Real Sociedad William José es a Merino, lo que Luuk de Jong es a Fernando en el Sevilla y Rafa Mir a Miguel Rico en el colista Huesca.

A partir de allí, las alternativas se vestirán con la idea de juego de cada uno. Se podrá planificar jugar por las bandas o por el centro, salir en corto o en largo, proyección lateral o interior, y a puntos desde donde la propuesta ofensiva apunte a la portería adversaria, a sabiendas de que nada de eso será posible si los dueños de la gestión, los equilibristas del sistema, no apuntalan la idea trazada en la pizarra.

Quizás yendo en esa dirección deberíamos justificar la mediocre propuesta futbolística de algunos equipos y la elogiable de otros. Por ejemplo, sin Casemiro el Real Madrid suele no ser el mismo que con el brasileño en el campo y, por el contrario, la importancia de Miquel Merino en la Real Sociedad marca una causal para que el conjunto donostiarra sea, por ahora, el líder de LaLiga.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!