Martín Onti: "Los 'decapitados' de Messi"

MADRID, España.- No pretende decapitar, no quiere hacer daño, no le interesa opacar a un compañero, pero, Lionel Messi lo hace muy en contra de sus intenciones. Es conveniente poner este tema en perspectiva para comprender que el estado de Philippe Coutinho en el FC Barcelona se hace insostenible si él mismo no hace lo apropiado para ser el jugador que se necesita y se busca en Can Barça desde hace un tiempo.

Todas las otras incorporaciones que ha venido haciendo la entidad de Josep Maria Bartomeu, tienen ese dejo de sublevación a Messi que Coutinho parece no querer aceptar en lo más íntimo de su silenciosa personalidad e irremediablemente la resultante es este jugador de marcada mediocridad futbolística que nos muestra jornada tras jornada.

Existe una larga lista de muy buenos jugadores de fútbol que han fracasado en el Barcelona a través del tiempo en que han debido compartir posiciones de juego de cierta comunidad con ‘La Pulga’ y en todas estas comparaciones, el final ha sido la partida de quienes no se terminaban entregando de cuerpo y alma a los involuntarios designios del crack argentino.

Debería retrotraerme a Ronaldinho, Deco y compañía en aquel equipo que entrenaba el holandés Frank Rijkaard y en el que apareció Messi como una bocanada de aire fresco que aún perdura desde entonces en el club azulgrana. Luego la lista fue creciendo a medida que la inteligencia de los de turno no pudo vencer sus propios egos.

Desde Ibrahimovic a Coutinho, hubo muchos más que debieron elegir entre el ‘exilio salvador’ –Neymar Jr.- o el suplicio de reducir sus aspiraciones –Cesc Fábregas- de ser reconocidos como artífices de su propia gloria gracias al Barcelona. Con mayor o menor protagonismo, también partieron jugadores que rondaban los espacios en los que Messi es amo y señor. Los otros aún siguen a expensas de reconocer lo inevitable y aceptar lo preestablecido por el capricho del destino.

Philippe Coutinho es, sin lugar a dudas, un excelente futbolista, pero, Messi es demasiado escollo para su inaceptable condición de figura de segunda línea que permita compartir tareas y reconocimiento por igual. Estoy seguro de que el brasileño sería pieza fundamental, lo que es el capitán blaugrana para su equipo, allá donde fuere.

Acoplarse a las circunstancias no está a la altura de obediencia implícita de muchas personas, y en este caso Coutinho tiene un grave problema en el Barça porque Messi ‘decapita’ tanto desde la cercanía del banquillo como desde la distancia de la grada. Su presencia omnipotente hace el resto sin intenciones.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!