Horarios

Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST

Martín Onti: Lógicos tiempos de la adolescencia

BARCELONA, España. - La condición de cautela es sumamente importante para que ciertas consecuencias obedezcan a cánones que no se escapen de lo aceptable. Siempre y cuando no se manejen condicionantes extremas e innecesarias, la lógica debe primar en situaciones críticas. Cuando digo esto, pienso al unísono en jugadores como el brasileño Vinicius Júnior y en el bisauguineano Ansu Fati, el portugués Joao Félix, el noruego Martin Odegaard o en el mexicano Diego Lainez que, apenas llegando a los 20 años de edad, han despertado una expectativa desmedida en el fútbol español.
 
La adolescencia es una premisa ineludible que debe cumplir con sus tiempos de maduración. No es bueno -no lo sería por el bien personal de ellos mismos- saltarse los principios que por ley general de vida les está otorgado. Deben entender, y más que ellos su entorno inmediato, que los procesos del crecimiento tienen una dirección ineludible para recibirse de mayores de edad, y esa gestión debe ser innegociable.

Vinicius Jr. ya había despuntado la temporada anterior en el Real Madrid con un desparpajo que, al cobijo de una necesidad que tenia el equipo, le instaba a buscar los límites que se transformaban en permisibles para paliar una fractura institucional. Todo era posible desde su atrevimiento futbolístico para encubrir una campaña poco menos que deplorable para la entidad merengue. En ese espanto, sólo la lucidez y la promesa que ofrecía el brasileño le servía a Zidane para mantener la esperanza, aún a costa de entender los riesgos.

 
Si en este concepto se mueven las necesidades, mal podría resultar el inicio de una carrera deportiva para una joven promesa, a menos que la seguridad de una actitud adulta sea un hecho comprobado. Esta condición básica debe juzgar los pasos a seguir por los encargados de contener a ese alguien que, sin la experiencia necesaria, seguramente corre el peligro de besar el fondo del abismo donde sólo habita el fracaso.
 
Sólo llevados de la mano de la experiencia, la sabiduría y la honestidad, estas empresas pueden llegar a buen puerto. Una buena conducción de parte de quienes deciden, gente que sabe muy bien de qué va cada historia, marcará la diferencia en la madurez de futuros grandes futbolistas.
Así como deshilvanábamos a Vinicius, bien podríamos hacer lo mismo con cada uno de estos jóvenes con un fantástico porvenir.
Nadie podría negar las aptitudes del ex del Flamengo de Río de Janeiro, como tampoco las cualidades de Ansu Fati con mejor promedio que el ahora madridista, ni tampoco lo que desarrolla Joao Félix en el Atlético de Madrid, ni Martin Odegaaard hoy en la Real Sociedad, pero sí en la actual situación, por ejemplo, del mexicano Diego Lainez viendo esfumarse su futuro en el Real Betis de Rubi.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!