Horarios

Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Mié.Dic.09 12:00 AM EST
Jue.Dic.10 12:00 AM EST
Sáb.Dic.12 12:00 AM EST
Mar.Dic.15 12:00 AM EST
Mié.Dic.16 12:00 AM EST

Martín Onti: Las miserias del Barça al descubierto

CORNELLÁ, España.- Como primera medida, al escribir este artículo, uno debe entender y tener bien en claro a quién y a quiénes nos referimos. El FC Barcelona no es cualquier institución, sino uno de los clubes más importantes del mundo. Por ende, cuando hablamos del Barça lo que tenemos en cuenta, prioritariamente, es lo que se puede o no exigir de una entidad de su poderío.
 
Lo sabemos pero por las dudas lo recalco, no es lo mismo hablar del poderoso que del que no lo es tanto. Para poner un ejemplo más cabal para la comprensión de una opinión, nadie podría jamás, en su sano juicio, cotejar el alcance intelectual de un letrado con el que no lo es, ni siquiera con excepciones incluidas si piensan en algún caso en particular.
 
En tiempos, situaciones y distintos espacios, la comparación podría ser inapropiada, pero, es irrefutablemente válida para aportar pruebas de una miseria que no centra su vergüenza en lo económico, sino en el contagio espiritual, donde quien no posee mezquindad en su alma termina teniéndola.
 
El Barcelona ha entrado en una etapa muy confusa de interpretaciones. Nadie alcanza a leer entre líneas, aunque muchas veces estas queden claramente expuestas. Las urgencias de aquellos tiempos, situaciones y espacios mencionados no dejan pensar con buen criterio y la rueda de la tiranía del momento se transforma en castigo inapelable.
 
No se necesita ser muy ‘lumbreras’ para llegar a esta conclusión. Los intereses del juego tienen tanta fuerza estructural del sistema, que parar la pelota se hace casi imposible para una entidad del calado del Barcelona. Sin embargo, no hacerlo, es muy probable que conduzca a un abismo más profundo que en el que se encuentra ahora el, por ahora, equipo de Ernesto Valverde.
 
Hablar sobre lo ocurrido estos últimas temporadas -no ya de lo que pasó anoche en Cornellá-El Prat ante la humilde escuadra del ‘Pitu’ Abelardo- nos ubica en el centro de esta disyuntiva. El Barça empató -casi escribo perdió- ante el Espanyol, por esas miserias que ha venido dejando al descubierto desde la partida de Josep Guardiola, del retiro de Carles Puyol, el exilio de Xavi Hernández y de Andrés Iniesta, y el vacío del alma de la gran mayoría de quienes quedaron.
 
Sostenidos futbolísticamente, sólo futbolísticamente, en Lionel Messi, las piezas de este despropósito espiritual en que ha devenido el conjunto culé, no hace más que desnudar una y otra vez las debilidades de su técnico, de muchos de sus jugadores, y de una directiva, con Josep Maria Bartomeu a la cabeza, que apenas pueden con sus propias herencias espirituales.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!