Horarios

Martín Onti: La resignación

El espíritu del ser humano, y lo que proyecta, es la base de los logros supremos. Puede ser no tenido en cuenta, ocasionalmente, cuando lo que se juega no tiene la importancia capital para conseguir algo crucial, pero, en esos momentos límites necesarios para conquistar lo trascendental, la clave de la aceptación que lleva a la felicidad descansa en el valor que el alma trasmite desde lo más interno.
 
Por enésima vez nos toca hablar de lo que el FC Barcelona debe enfrentar en ese eterno ‘Déjà Vu’ que continúa sentenciando esa incapacidad de ser un equipo de hombres acostumbrados a sobreponerse a las penurias del juego. A esta altura de las circunstancias debemos abandonar la idea de que el conjunto de Ronald Koeman sea lo que difícilmente pueda ser.
 
En la persecución de un objetivo, son de vital importancia las actitudes y la disposición anímica para llegar a conseguir lo que uno se ha propuesto. Hay formas y formas para tales fines y, quizás, tendríamos que entender que la aceptación de fortalezas y debilidades son parte ineludible de la paz interior de las personas para lograr un objetivo. Quizás sólo así comprendamos a este traumatizado Barça de los últimos años.
 
No hablamos aquí de que la plantilla azulgrana no disponga de muy buenos jugadores de fútbol dotados de un tecnicismo brillante, sino de una marcada falta de esfuerzo espiritual para la consecución de logros cuando enfrentan a equipos de mayor autoridad en la entrega del alma.
 
Cuando el Barcelona enfrenta a clubes de igual o menor cuantía técnica, y sin que ese equipo le supere en ‘entrega’ dentro del terreno de juego, las posibilidades de los de Koeman contemplan un alto porcentaje de victoria. Sin embargo, cuando enfrente está un once con mayor ‘enjundia’, como es el Atlético de Madrid del ‘Cholo’ Simeone, es entonces cuando la debilidad culé queda al desnudo y la apatía engulle su mentalidad ganadora.
 
La tercera derrota en LaLiga de los de Koeman siembra dudas lógicas. Aquella intención de un fútbol bien diseñado por el neerlandés en el inicio de la liga española, se ha ido evaporando bajo los efectos de una indiferencia que nos lleva a comprender que en la vida la resignación es parte esencial para tratar de ser feliz. 
 
Amén de que el fútbol sea básicamente un juego, este Barcelona nos descubre que la debilidad combatiente del ser humano también reparte sus cartas en un equipo de excelentes tecnicismos donde todavía hoy cuentan con el mejor del mundo, aunque este ya pase cada vez más y más desapercibido.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!