Martín Onti: "La purificación blanca"

MADRID, España.- Algo así como un exorcismo necesitaría el Real Madrid para salir de ese desconcierto mental en el que se encuentra, el conjunto de Santiago Solari. Ni en el campo de juego, ni en el banquillo, ni en la grada, y menos en el palco, pueden tener una idea exacta de lo que le sucede al equipo. Definitivamente es una de esas veces en que tirar de razonamiento es lo menos aconsejable que se puede intentar para encontrar la solución adecuada.

Las matemáticas, que suelen ir de la mano de la razón como prueba irrefutable de una verdad, se han vuelto insanas en La Liga con la entidad de Chamartín, y acudir a estas es sólo tentar la irracionalidad para explicar algo que no se puede juzgar con números ni con sentido común.

Los resultados en fútbol, tan esclavizantes, le niegan de alguna manera a los "Merengues" la explicación lógica de esta alarmante situación y nos conducen a la confusión si se intenta ir por esa amplia avenida de los números. No se podría enfocar el momento de incertidumbre del Real Madrid en hechos palpables desde ese punto de vista, y menos que sean analizables desde su lugar en la tabla de clasificación en la Liga Española.

Es comprensivo aceptar que ha habido partidos, como este último frente a la Real Sociedad en el Santiago Bernabéu, en los cuales el campeón del mundo practicó un juego superior a sus adversarios y no mereció los malos resultados que consiguió porque al menos en oportunidades, dominio territorial, gestión de juego y prestancia futbolística, el Madrid mereció mejor suerte.

Pero, pasa que en ocasiones así como la justicia se hace esquiva a quien se la merece, un partido perdido se torna inexplicable en la derrota. No valdría el análisis de instancias, ni de las innumerables posibilidades que se desperdician, sin poder explicar y justificar el por qué ocurren, sobre todo cuando no hay respuestas aceptables que nos acerquen a una lógica.

Sucede a veces, no sólo en el fútbol, que la única alternativa a la fortuna negada es el aporte de una mayor cantidad de trabajo hasta que los "fantasmas" se alejen. Muchos no estarán de acuerdo con esta teoría que pasa a ser una verdad cuando los cambios llegan a través de la aplicación de este precepto.

Todos sabemos, al margen de intuirlo, que el Real Madrid es mucho más de lo que hoy  propone con el balón sobre el terreno de juego. Buscar esas razones de fondo puede ser una forma de ir acercándose a lo que debiera ser la realidad. Hay secretos de vestidor que jamás saldrán a la luz, y por ende allí se deberá empezar a hurgar para volver a lo de antes.

Las resoluciones no las podemos exponer desde afuera, ni tampoco pensar que un exorcista pueda purificar de sus demonios a la institución de Florentino Pérez. El mal momento del Madrid pasa por ser una etapa en que la realidad está alterada por circunstancias incomprensibles e injustificables si se las mide con hechos tangibles porque, a decir verdad, ese no es el lugar donde los de Solari merecen estar. Más cuando su eterno rival se ha escapado ya a 10 puntos de ventaja.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!