Horarios

Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST

Martín Onti: La posverdad merengue

No es Zinedine Zidane la razón en la que se debería hacer hincapié con respecto a lo que sucede en el Real Madrid. No es ahora tan culpable, ni fue tampoco en su momento el dueño de la verdad de un equipo que lo ganaba todo. Todos en el fondo colaboramos en aceptar una realidad que no es más que producto de las circunstancias y en esa instancia, ‘Zizou’ su cabeza más visible. Eso es todo, no se debe continuar armando irrealidades que de tanto repetirlas se transforman en las hoy llamadas posverdades.

Nadie quiere ahora, en apariencia, darse cuenta de que el Madrid vivió, con la obtención de aquellas tres Champions League consecutivas, un sueño conquistado desde la convicción de un grupo de gente que, sin proponérselo en lápiz y papel, se conjuraron espiritualmente a nivel individual con ellos mismos, y a nivel general con el resto de los integrantes de la institución, para alcanzar tal gloria irrepetible, o al menos, muy difícil de emular.

La mente humana trabaja en tantas y disimiles direcciones, que a veces sólo un profesional con experiencia en el comportamiento de las personas podría aclarar situaciones como la que ahora aqueja a la entidad de Chamartín. Un cúmulo de hechos provocados a posteriori por lo explicado, han llevado al Madrid en la actualidad a que esté donde está.

En realidad, pienso que el único con una idea consecuentemente formada es su presidente Florentino Pérez, pero aún así, ni siquiera él con todo su inmenso poder económico puede mejorar esta situación. El resto de la gente que rodea al club tiene la perfecta idea formada de lo que acontece en el seno merengue, pero, así y todo no pueden más que esperar a que el tiempo pase y borre de este magro presente el aburguesamiento no confesado de la gran mayoría de los componentes blancos.

Estoy seguro de que no es cómodo convivir en el día a día de Valdebebas, sin embargo, lo que debiera hacerse no se puede llevar a cabo en un club como el Real Madrid. No les está permitido a los consagrados aceptar responsabilidades en la adversidad, y con ello deben lidiar en esta ocasión si la intención es una recuperación inmediata, algo que me temo no surgirá como auto ayuda en los encargados de revertir esta pesadilla.

No es Zidane la causa embrionaria del problema. Mejor quedaría acercarse a la verdad, sin posverdades de por medio, y practicar el silencio que hacen algunos a sabiendas de que el espíritu renacerá en el momento que algo similar a aquella vieja comunión entre los implicados, vuelva por sus fueros. El hambre está relacionada con la ausencia de necesidades primarias, y en este equipo de eso no hay nada.

José Mourinho no tiene la más mínima intención de reemplazar a Zidane porque sabe exactamente lo que le espera. El resto de los candidatos en quienes la ‘posverdad’ induce a pensar, deberían comprender esta problemática antes de decidir si debería sentarse en el banquillo del Santiago Bernabéu.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!