Horarios

Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST
Martín Onti: La pesada herencia de Casillas con la que vive Keylor Navas

Martín Onti: La pesada herencia de Casillas con la que vive Keylor Navas

MADRID, España.- Cuando hace dos temporadas atrás el portero más representativo que haya tenido el Real Madrid en las últimas décadas, Iker Casillas, abandonaba por la puerta de servicio el club de Chamartín, mucha gente no se imaginaba este difícil presente que aqueja al conjunto que dirige Zinedine Zidane y que aún persiste como una deuda difícil de saldar para tan importante posición en una tan emblemática institución.

Desde los tiempos de Ricardo Zamora la entidad de Florentino Pérez no había vuelto a tener un portero de la trascendencia del ‘Divino’, como se le conocía al guardameta catalán por quien hoy se entrega el trofeo al arquero menos batido de la Liga española, y no fue sino hasta la convocatoria de un juvenil de 16 años a la primera plantilla en la temporada 1990/91, que el Real Madrid pudo jactarse que la portería merengue estaba en buenas manos.

Entre absurdos dimes y diretes durante la época en que José Mourinho entrenó al actual Campeón del Mundo, Casillas debió emigrar rumbo a Portugal para continuar su carrera a orillas del río Duero en el Porto que dirige en la actualidad Nuno Espirito Santo, y allí comenzó este vía crucis bajo los tres palos blancos.

Desde entonces, unos cuantos porteros pasaron por el Santiago Bernabéu y cada uno de ellos fue una tenue versión de Casillas, nadie ha podido llenar la sombra alargada de su fantasma como para ser tenido en cuenta por el aficionado y la historia del club. 

Esa pesada herencia que encierra la camiseta blanca, sumada al capricho de todo el estamento que conduce Florentino, es lo que persigue al costarricense Keylor Navas desde su arribo a la capital de España y al club que le quiso exiliar sólo hace unos meses atrás cuando ya sentado en un avión que le llevaría a Manchester, debió bajarse a tierra por la inoperatividad de una transferencia que no se llegó a realizar en un casi trueque con David de Gea.

Sin otra alternativa que un inminente cambio en la portería, Navas queda a la espera de su anunciado final en el Real Madrid con la única duda de no saber quién será el próximo portador de la camiseta número 1 en la capital del reino y encargado directo de desafiar la pesada historia blanca. Si reemplazar a Zamora les llevó 55 años, bien podría el que llegue ahora usar dicha data para negociar el olvido de Iker.

Sígueme em Twitter en @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!