Horarios

Martín Onti: La nueva escuela de los porteros

MADRID, España.- En realidad no fue sino hasta que Josep Guardiola le diera un sentido lógico al puesto de portero, que estos entraron a ser tenidos en cuenta de manera diferente en el fútbol. Podríamos viajar en el tiempo y rescatar guardametas del pasado que no desentonarían tanto en nuestros días. Sin embargo aquellos de los que me acuerdo, lo hacían más por un lucimiento personal e impulsados por el afán de protagonismo que buscaban.

El colombiano René Higuita, el mexicano Jorge Campos y el argentino Hugo Gatti son los que primero se me vienen a la memoria en ese aspecto. Ninguno de ellos fue desequilibrante en el aspecto puro del juego, en el del mejor interés colectivo y sí, lo sostengo con fundamento en el juego, lo hacían para destacar de una forma más excéntrica que productiva a favor de su propia imagen y en detrimento de los colores que defendían.

Guardiola cambió el sentido de aquellos protagonismos caprichosos, a veces innecesarios, para darle a los guardametas un rol de mayor utilidad e ingerencia desde el aspecto táctico-estratégico. La salida con el pie de los porteros, desde su propia área, comenzó a ser tenida en cuenta como un plus en la técnica básica individual de los mismos y un aporte sustancial al concepto de un particular planteo futbolístico.

Los éxitos de aquel Barcelona del "Sextete", ganador de todo en la temporada del 2009, generó una nueva óptica desde el diagrama del juego y una diferente manera de entender la función del portero en el fútbol contemporáneo. Víctor Valdés, un guardameta de cierta regularidad que no de brillantez en el puesto, fue adquiriendo importancia en el plano azulgrana justamente por ser efectivo en lo técnico desde el inicio de las jugadas y por la comprensión de la táctica para imponer la estrategia de Pep Guardiola.

A partir de entonces, aparecieron los porteros-jugadores y el fútbol fue admitiendo la importancia del ‘1’ en el equipo. Dos conceptos se abrían así para considerar la capacidad del hombre solitario bajo los tres postes para adaptarse a los tiempos modernos. El que seguiría siendo el ‘paralotodo’ sin tanta incumbencia en la salida táctica del balón y el que se transformaba en elemento base para el inicio del juego a través de ello.

Dos grupos nacían así para imponer escuela. La de los que atajaban con reacciones y reflejos sobresalientes y la de los que le agregaban a sus aptitudes lógicas para la posición, el saber jugar con los pies. Los Iker Casillas, Gigi Buffon y Joe Hart comenzaron a ser desafiados por los Manuel Neuer, Marc-André ter Stegen y Ederson Moraes en ese plano de desigual nivel participativo que exige el fútbol actual y por el cual los porteros tienen ahora una consideración económica tan distinta en relación a unos años atrás.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!