Horarios

Martín Onti: La Liga loca o La Liga justa

MADRID, España.- Las alternativas para dar un veredicto a lo que está pasando esta temporada en el fútbol español, son directamente proporcional al resultado de las exigencias que el calendario internacional propone. Algunos podrán asegurar que es el producto de una igualdad de poderes en el desarrollo futbolístico de más equipos en su preparación para luchar por el título y otros firman la hipótesis de protagonistas al borde del agotamiento que dan oportunidad a los acostumbrados a vivir en la medianía de la tabla de posiciones.
 
Independientemente de una posición de acuerdos con quien corresponda, diremos que al menos este inicio de campaña sirve para cambiar el curso acostumbrado de los últimos años y darle de tal manera una participación más abierta y de extremo interés a la liga española
 
No somos partícipes de aceptar que esta anomalía en LaLiga sea de carácter justo en relación a lo que deberíamos esperar. Entre la locura de su curso a esta temprana altura y la justicia de los logros conseguidos por instituciones que no suelen ser candidatas al título, deberíamos repartir las razones para justificar lo que está sucediendo y desconfiar de los hechos irreales, por más que la realidad estadística diga lo contrario.
 
El hecho de que 6 clubes estén luchando por el liderato, separados por escasas 2 unidades tras las 8 primeras jornadas y entre los que se encuentran, para mayor sorpresa, el Espanyol y el Alavés, con el Sevilla siendo el puntero en solitario, debe admitir la suma de otras situaciones inesperadas como que otros 6 equipos completan una lista de los 12 en total que están en 6 puntos de diferencia entre el primero con 16 unidades y las 10 que tiene ahora mismo el decimosegundo ubicado en la clasificación.
 
Inusual e interesante escenario para una liga que ya ha tirado por la borda del olvido, quizás sólo esta temporada, la lucha de una marcada bipolaridad en la lucha por el título, o a lo sumo la de una competencia de tres partes, que había comenzado a aburrir en la última década.
 
Con razones asumidas, o no, para alternativas inesperadas, este presente debe ser considerado y aceptado de forma general como una normativa pasajera. Hasta que las plantillas no recuperen el propio norte físico, y por ende mental, a que nos tiene acostumbrados el fútbol español, el ser testigo de este tipo de desarrollos estadísticos no deben dejar de sorprendernos.
 
Falta mucha liga todavía para decantarse por el presagio de un final certero. El inicio desacostumbrado de este torneo debe contemplar condicionantes secundarias que al menos le están dando un toque diferenciado a una liga española mal acostumbrada a la hegemonía de muy pocos. Todo cambiará muy seguramente en la cercanía al ecuador de la temporada para regresar a la normalidad de LaLiga. Sólo hay que saber esperar, es cuestión de acomodar los tiempos, las causas y las lógicas resultantes.
 
Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!