Martín Onti: La inútil posesión de Setién

SEVILLA, España.- Es absolutamente necesario basarse en la mayor posesión que tuvo el Betis en el Benito Villamarín frente al Real Madrid para justificar la indolencia mental del conjunto de Quique Setién. Una improductividad reflejada en la portería merengue a expensas de la psicosis de sus jugadores, y de ese miedo histórico que su técnico ya había puesto de manifiesto durante los días previos al partido en Sevilla.

Cuando Setién argumentaba en sus declaraciones antes del juego, que el Madrid con poco se había impuesto en partidos anteriores y casi sin merecerlo –algo medianamente cierto- el mensaje cargaba con un trasfondo de lectura subliminal que el ser humano aprende con rapidez. A tenor de los visto en el 1-2 final en la capital hispalense, se vuelve a repetir lo inevitable. Letra con sangre entra, reza el dicho, y el mensaje del entrenador fue respetado.

En uno de los encuentros en que menos posesión del balón tuvo la escuadra de Santiago Solari esta temporada -poco menos del 30%- el Betis no supo, no pudo, o no quiso, aprovechar tal oportunidad por falta de mentalidad ante un rival que le asustó con su camiseta, con el nombre de una institución de linaje, y con las directivas públicas de entre semana a cargo de su técnico.

Los de Quique Setién salieron desde el inicio con el freno de mano puesto. Los ataques tenían pensamiento pero no acción. El hecho de una conducción parsimoniosa, con falta de velocidad y con medida verticalidad, no hicieron otra cosa que ayudar al cada vez más improvisado plan que muestra la entidad madrileña con Solari al frente en la conducción.

En Sevilla anoche, si cualquier otro equipo desinhibido hubiese sido el adversario con un mayor fuste ofensivo e intenciones de triunfo, hoy el entrenador argentino hubiese sido carne de cañón. Sin embargo, ese pánico que impuso Setién previamente, hace que se hable de recuperación futbolística en el campamento blanco y no de un reemplazante que seguramente ya está en la cabeza de Florentino Pérez para la siguiente campaña.

Lo triste de todo esto, y es en lo que hago hincapìé, es a la inutilidad de los hechos en tiempo presente que fueron desestimados en un pasado reciente por un profesional como Quique Setién. La mentalidad bien entrenada y fortalecida siempre comienza por casa y si allí el mensaje en negativo, casi siempre sucederá lo de anoche en el Benito Villamarín.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!