Horarios

Sáb.Sep.18 9:55 PM EDT
Dom.Sep.19 11:00 AM EDT
Dom.Sep.26 1:00 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT

Martín Onti: La importancia de un título

MADRID, España.- Ganó el Barcelona al Valencia por la trigésimo segunda jornada de la liga española en el Camp Nou y huele a Campeón. Sin jugar del todo bien, al equipo de Ernesto Valverde le bastó, sobre todo, aprovecharse de la poca efectividad del conjunto de Marcelino de cara a la portería de Ter Stegen aprovechando sus oportunidades para imponerse 2-1 en un partido donde se rendían cuentas de su reciente y nefasta actuación en la Champions League.
 
 
Los vuelos de cabotajes que siempre le vinieron bien a los azulgrana en el torneo local desde el inicio de La Liga, hicieron que este final de competición casera fuese de fácil resolución más allá de la medianía de la misma, simplemente porque equipos como el Real Madrid, el Atlético de Madrid, el Sevilla y este mismo Valencia al que venció hoy, se fueron descartando de aspirar al título por una metodología errónea de trabajo en el comienzo de la temporada.
 
Pocas son las posibilidades que existirán para los culé de sentirse agraciados con este título –sin contar el que sumarían de ganar la Copa del Rey a los andaluces la semana entrante- si el enemigo por antonomasia gana la máxima competición europea en Kiev. Esa es la auténtica realidad.
 
 
Así es el fútbol en España, y en cierta manera también se lo entiende de esta forma alrededor del mundo. Una rivalidad tan añeja como dañina, tiene el significado de que las derrotas del adversario se toman como triunfos propios y, con seguridad, si los de Zinedine Zidane ganan su decimotercera Copa de Europa, de nada habrá servido para los de Valverde haberse impuesto en La Liga, e inclusive adjudicarse la Copa del Rey si se imponen en el Wanda Metropolitano al Sevilla de Vincenzo Montella. 
 
Todo se resume en el fútbol español a esta simple ecuación, la cual no tiene contraseñas que nos conduzcan a entendimientos más bondadosos desde la perspectiva deportiva. Lo dicho, si el Madrid gana la Champions League, de nada le habrá servido el esfuerzo a Messi, Iniesta y compañía de haber ganado por escándalo cada competencia del mercado local, puesto que lo que realmente importa no se viste de rojo y amarillo, eso sirve sólo para las festividades internas. Lo que marca, enaltece y dignifica a una entidad a nivel internacional, no lo gana hace un buen tiempo el Barcelona y eso es lo que verdaderamente importa.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!