Horarios

Sáb.Sep.18 9:55 PM EDT
Dom.Sep.19 11:00 AM EDT
Dom.Sep.26 1:00 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT

Martín Onti: La Guerra Fría

MADRID, España.- A quien no lo entienda, a aquellos que ocultan datos que son imprescindibles para entender una discordia, se les debería aclarar que lo más parecido a una Guerra Fría en el fútbol mundial, es lo que dejan traslucir silenciosamente, aunque a voces, el Real Madrid y el Barcelona. La disputa, más allá de un campo de juego, también se hace primordial para tomar una delantera en los pequeños detalles institucionales entre blancos y azulgranas apuntando siempre al objetivo final.
 
 
 
 
Así lo dejó claro la entidad culé cuando no hace mucho tiempo atrás el Barça no le quiso hacer el famoso ‘pasillo’ de honor al Campeón Mundial de clubes, y ahora, ante la posibilidad de tener que hacerle los honores a los catalanes por la conquista de La Liga, Zinedine Zidane rechaza abierta, tajante, y hasta honestamente la posibilidad de homenajear al conjunto de Ernesto Valverde cuando se enfrenten en un par de semanas en el Camp Nou, si estos ya son campeones del torneo local.
 
No habrá jamás amistad entre unos y otros, menos aún tras la pretendida intención separatista de Cataluña, algo que suma, cuenta y que abre más todavía las diferencias entre ambos puntos finales del puente aéreo español. No es malo esto. No quiero enfatizar este particular desde una perspectiva de enemistad declarada, sino recalcar que el deporte, y el fútbol en especial, debe ser comprendido desde una óptica muy especial que tiene que ver con la camiseta que se defiende a nivel de aficionados.
 
El antagonismo de un Real Madrid-Barcelona vuelve a ser puesto bajo una visión de blanco o negro. Zidane no ha hecho más que trasmitir inquietudes que todos conocemos en el ambiente y su sinceridad es absoluta. Así como el agua y el aceite nunca podrán mezclarse para ser uno mismo, merengues y culés no podrán ni siquiera intentarlo porque las vísceras no dan para tamaña valentía.
 
Este fin de semana, en Madrid, se reedita una nueva edición del derbi de la capital. Con la proximidad del clásico mayor del fútbol español a la vuelta de la esquina y con todo el morbo ya aclarado convenientemente por Zizou, donde las ideas se van aclarando sin provocar tanta cizaña innecesaria. De resultas, va a ser que hasta un Madrid-Atlético se transforma en un amistoso de patio de colegio al lado del enfrentamiento entre catalanes y madrileños...
 
Por suerte, en algo avanza el resultado final del negocio en que se transforma una enemistad enfatizada cuando gente honesta trata el inconveniente con sinceridad. Si un tema menor, como es hacer el pasillo de honor a un vencedor, no se entiende desde la camaradería deportiva, lo lógico es poner los límites del problema sobre la mesa y dejar zanjado el tópico. Eso es lo que significa la declaración del estratega galo cuando reniega de ‘hacerle el pasillo’ al enemigo declarado en una guerra fría mucho más caliente de lo imaginada.
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!