Horarios

Martín Onti: "La fábrica de Monstruos"

MADRID, España.- Una entidad de renombre, y como dice Sabina, "pongamos que hablo del Madrid", es a su vez una institución hacedora de figuras, de muy buenos jugadores en su cantera, pero también es el asiento ideal para internacionales constatados que engrandecen la imagen de un club como el Real Madrid en una relación de ida y vuelta. Algo así como una "fábrica de monstruos" si el éxito no se sienta a tu lado.

Nombrar a todos los grandes futbolistas que pasaron por el Santiago Bernabéu vistiendo la camiseta blanca no dejaría de ser sólo anecdótico, sino innecesario. A tenor de lo que pretendo señalar uno sólo de ellos sería suficiente para poner en perspectiva el estado confuso en el que se puede hacer pie para entender que el huevo y la gallina vuelven a discutir el recurrido tema del origen de una incertidumbre.

Los inconvenientes, en este sentido, son de atención primaria para resolver finalmente si la permanencia de Gareth Bale la próxima temporada en la plantilla de Zinedine Zidane podría ser válida o no. El aporte del atacante galés, que a esta altura hasta lateral izquierdo podría ser –acordémonos que en ese puesto se desempeñaba en el Tottenham Hotspur y en sus inicios- pasa axialmente por una decisión que compete, casi únicamente, al estratega francés de cara a la venidera campaña.

Muchos nos hemos preguntado qué ha hecho bien y qué ha hecho mal Bale en el Real Madrid, y la respuesta es más una contestación de competencia institucional que propia del jugador. Sobre todo, porque debemos dejar sentado que el Madrid necesitaba de Gareth Bale como estrella destacada para vender una imagen galáctica, de esa que viven las grandes sociedades, para poner así en escena un producto apetecible en el mercado futbolístico internacional y el galés lo era, lo es, y lo seguirá siendo.

La capacidad y las aptitudes de Bale son, inclusive en estas horas bajas de juego por las que atraviesa, de marcado perfil superlativo como para que su valor futbolístico y comercial no vaya a mantenerse en la categoría de alto standing que el galés ostenta hace casi una década.

Las consecuencias actuales de su bajo rendimiento no son producto de una falta de calidad en sus prestaciones particulares, sino las de una serie de situaciones que han llevado a muchos jugadores del Real Madrid a bajar su nivel futbolístico a sabiendas que lo que hoy vemos definitivamente no es la realidad.

Con la temporada terminada de muy mala manera para la entidad de Florentino Pérez, este es el momento de hacer silencio, pensar, recapitular y no apresurarse en la toma de decisiones. La ejecución de las ideas llegarán con la tranquilidad y la madurez que sólo el paso del tiempo le otorga a las cosas.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!