Martín Onti: A LA ESPERA DE SAN MAMÉS

MADRID, España.- Esta noche la alegría mesurada domina la situación. El Real Madrid venció con absoluto merecimiento al Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano y no sólo le adelanta con ese triunfo en la tabla de posiciones, sino y además en el camino de dar alcance al Barcelona que recibe, ahora sí, mayor presión del conjunto de Santiago Solari que la que sentía hasta ahora con la que originaban los de Diego Simeone detrás de ellos.
 
No es nuevo el mejoramiento de la escuadra merengue que hemos constatado en las últimas semanas. Hemos explicado las razones de su buen juego tras un mediocre inicio de temporada y de lo bien que esos ‘cambios’ le han hecho al Madrid. El orden, la confianza y la disposición que tiene ahora el Real Madrid harán el resto en lo que a ellos particularmente les compete.
 
La campaña que le queda por delante a los de Chamartín, aunque en este caso todo quedará a expensas de lo que haga directamente el Barcelona para juzgar posteriormente a los blancos, dependerá de ellos, sobre todo para poder seguir presionando con esta actitud a un Barça que acusa la persecución del Madrid como a la de ninguna otra institución en el fútbol español, perdón, pero debería agregar sin pruritos que en el fútbol mundial.
 
San Mamés, que es un estadio un tanto difícil para los azulgrana en cualquier competencia que signifique enfrentar allí al Athletic de Bilbao, necesita mantener la diferencia con los de Solari ahora, y para ello la victoria es el único resultado que les sirve para darle continuidad a la tranquilidad que en apariencia tiene el LaLiga, por ahora, el conjunto de Ernesto Valverde.
 
El Real Madrid fue contundente ante los ‘colchoneros’ en el derbi capitalino. Administró el partido a voluntad. Fue mucho más equipo que los del Wanda y no le dio alternativas a los del ‘Cholo’ de inicio a final. Hablar sobre este Madrid de hoy ante el Atleti, es hablar sobre el mérito indiscutido de quienes manejan las condicionantes del juego con inteligencia y sin dar posibilidades de que el trámite del encuentro cambiara.
 
En general Madrid depende de sí mismo, de su estado anímico y la influencia que esta sabida postura pueda imponer a su mayor enemigo. El Barcelona lo sabe, mañana juega en Bilbao y un tropiezo allí definirá lo que se viene en la liga española y, además y sobre todo, cuando a mitad de la semana entrante se enfrenten por la vuelta de semifinales de la Copa del Rey.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!