Horarios

Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Vie.Oct.09 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Sáb.Nov.07 12:00 AM EST

Martín Onti: La dimensión desconocida

Intentar ser la persona ideal para conseguir algo determinado, seguramente lleva consigo una presión extra que varía el resultado en función del carácter de cada uno. La misión de conquista de los objetivos está siempre sujeta a  variantes que se deben tener en cuenta en toda su extensión. Desde la elección de quien debe asumir tal rol hasta la comprensión del problema general, todos los vectores cuentan en importancia cuando se trata de llegar al éxito.
 
Para muchos de nosotros, estos partidos que Quique Setién ha estado al frente del FC Barcelona están siendo una especie de encrucijada futbolística, no porque no se pueda adivinar la intención final del técnico cántabro, sino por la recepción del mensaje que parece rebotar como un balón de goma en un muro de acero entre sus nuevos dirigidos.
 
Este Barça de hoy no nos da fehacientemente la medida de comprensión del ‘método setienesco’ por parte de sus jugadores. Por el contrario, nos alienta a desconfiar de una intención que acepta cambios, y esto coincide con una manera de pensar que se hace recurrente con sólo volver sobre nuestros pasos, a la comodidad que la plantilla azulgrana mostraba no hace mucho con el anterior conductor Ernesto Valverde.
 
Aquellos planes que se deberían advertir factibles por semejanza con un sistema conocido, tendrían que ser los más rápidos de absorberse por la aplicación del concepto ya deglutido con los años. Sin embargo, por lo visto en un puñado de juegos desde la asunción de Quique Setién, no es así en este Barcelona.
 
Inexplicablemente ante el Levante, anoche en el Camp Nou, la escuadra blaugrana tuvo una de los peores partidos en la sección de las imprecisiones. Un apartado en el cual siempre habían descollado –la precisión- esta vez fue el detonante que nos llamó la atención de que algo, por alguna razón, no cierra en este nuevo Barça.
 
No despotricamos contra el técnico, ni contra un método de juego que quiere ensamblar con ciertas urgencias, pero sí se nos hace obligado recalcar que el equipo en lugar de demostrar progresos, curiosamente parece ir en un retroceso futbolístico que llama a la reflexión.
 
No dudamos tampoco que el estratega cántabro intenta amalgamar lo antes posible un patrón de juego ‘cruyffista’ detectable, ese de los pergaminos con el que llegó precedido para hacerse cargo del Barcelona, pero que, en contraposición, se hace menos identificable a medida que transcurren los partidos, como si de una misión desconocida para los jugadores se tratara.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!