Horarios

Dom.Sep.26 1:00 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Referee Antonio Mateu Lahoz of Spain reacts during the UEFA Champions League match between Manchester City and SSC Napoli at Etihad Stadium on October 17, 2017 in Manchester, United Kingdom. (Getty Images)

Martín Onti: La decapitación de Mateu Lahoz

MADRID, España.- No, no se le puede dar la razón a la mentira en la que se amparan los débiles para esconder sus propias falencias. Mucho de esto fue lo que ocurrió en el empate con sabor amargo que se trajo de las Islas Canarias el Barcelona y que deja La Liga un tanto más abierta ahora para un experto cazador al acecho como es el Atlético de Madrid. El conjunto de Diego Simeone, con un Antoine Griezmann en puro estado de gracia, va a por lo que muchos veíamos como imposible.
 
Las Palmas, del ex técnico del Cruz Azul mexicano Paco Jémez, logró una tan valiosa como justa equidad ante el actual líder del fútbol español en base a una atrevida y valiente propuesta de juego ante un pusilánime equipo catalán que, una vez más, da por anticipado un triunfo que cree le pertenece por ser el FC Barcelona y por contar con Lionel Messi.
 
El culpable, el decapitado de ocasión, responde al nombre de Mateu Lahoz, un muy buen colegiado español que sufrió las consecuencias de este improductivo 1-1 para los muchachos de Ernesto Valverde y considerado el principal artífice de que el título del Barça esté ahora en peligro... No quiero imaginarme qué más se hubiese argumentado si en lugar de perder el Real Madrid en esta jornada, los de Zidane hubiesen ganado.
 
Pero, vamos al punto álgido del tema, al auto-engaño que busca una excusa sostenida en el árbitro valenciano, en esta oportunidad, para justificar el mal juego que viene ejecutando un Barcelona que de no ser salvado, en ocasiones, por obra y gracia de Messi, la escuadra azulgrana zozobra por todos los rincones de su gestión futbolística.
 
Voy a seguir repitiendo que ante el agotamiento, por momentos más mental que físico de Andrés Iniesta, sólo el argentino tira de ese pesado carro en que se transforma un equipo sin alternativas válidas, y cuando estas no pasan por el capitán y el sub-capitán de Barça, a quienes se suma la majestuosa temporada de Marc-André ter Stegen bajo palos, el Barcelona no vislumbra soluciones de lectura verdaderamente clara.
 
La incapacidad de su banda derecha, desde Semedo, hasta Aleix Vidal y si me apuran hasta Sergi Roberto, deja la mesa coja de una de sus patas, sobre todo porque Paulinho ha ido de más a menos en ese sector, porque Iván Rakitic no da la talla de tiempos pasados, y porque lo que improvisen por la ‘zona Alves’ no alcanza a cubrir la amplia herida que acusa el Barcelona por allí, llámese Paco Alcácer, Denis Suárez y hasta el mismísimo Coutinho.
 
Por lo tanto, si la táctica no tiene compostura, más todavía por el arrastre de otras demarcaciones sobre el espacio cojo de este equipo, la descomposición futbolística sin el socorro acertado de Lionel Messi, sólo ocasiona un mayor desajuste entre líneas y, entonces, las culpas no absorbidas por los verdaderos responsables, se presentan como la mejor alternativa a la ineptitud de juego, ya sea esto por incapacidad de hombres, de ideas o de la puesta en práctica de aquel juego que dice el Barcelona tener y que le boicoteó Mateu Lahoz.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!