Horarios

Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Martín Onti: La coherencia o Eduardo Coudet

Me encantaría, a veces, poder infiltrarme en esas reuniones que sostienen los dirigentes del fútbol y poder ser testigo de conversaciones que, en la conclusión final de una asamblea, demuestran la incongruencia a la que se llega con decisiones que el grueso de la gente no puede ni siquiera imaginar.

Quizás el frío, la humedad, o esa molesta ventisca lluviosa que suele azotar Vigo, pueda interponerse como excusa y como un daño que puede causar el malestar de la meteorología para justificar el comportamiento de las personas. Alguna razón especial tiene que existir para que se justifique la contratación del técnico argentino Eduardo Coudet, bajo contrato en Brasil, por parte del conjunto gallego.

No sé si la elección ha sido hecha a partir del despido de los hermanos Óscar y Roger García Junyent, entrenador y asistente del Celta de Vigo hasta hace unos pocos días atrás, o si ha sido que el ex estratega del Inter de Porto Alegre brasileño ya estaba hablado con antelación para reemplazar al técnico catalán en sus funciones. Desconozco la verdad, pero, todo este ‘tinglado’ contagia desconfianza.

Vamos por parte. Pongamos que el proyecto de los hermanos García Junyent haya sido una aberración desde el punto de vista deportivo por donde se lo quiera ver. Imaginemos que la pandemia no pudo haber incidido para nada en este gestión frustrada en el campo de juego. Arriesguemos a pensar que Óscar García no tenía capacidad futbolística ni cuando salvó a los vigueses de encaminarse hacia el descenso la temporada pasada en que asumió.

Todas esas alternativas podrían tener su validez para que la directiva del Celta de Vigo decidiera cesar al saliente cuerpo técnico y nosotros congeniar con la coherencia de un despido por deficiencia laboral. Perfecto, hasta allí todo en orden y en su sano juicio.

Sin embargo, en el medio de unos tiempos en que la economía marca el devenir del fútbol y la continuidad de sus directivos en sus cargos, un plan lógico y razonable es lo mínimo que se espera como reacción a una mala gestión deportiva en una institución que no acierta a obtener buenos resultados.

Así entonces, el escenario tiene sus puntos contrapuestos…  Primero, el club vigués tendría que abonar una cantidad superior al millón de euros por su salida del club de Porto Alegre, según informan desde Brasil. Segundo, Coudet no conoce el fútbol español más que de verlo en televisión a la distancia. Tercero, podríamos nombrar a un mínimo de entrenadores capacitados que están libres para tomar las riendas del Celta y tratar de mejorar la incómoda situación de los vigueses.

Marcelino García Toral, Ernesto Valverde, Abelardo Fernández, Francesc Ferrer ‘Rubi’, o Paco Jémez, y sólo por nombrar a algunos de una amplísima lista con sobrados conocimientos de lo que sucede en LaLiga, podrían haber sido una mejor alternativa y, encima, a un menor costo traumático.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!