Horarios

Dom.Ene.30 2:30 PM EST
Dom.Ene.30 5:00 PM EST
Dom.Ene.30 7:00 PM EST
Mié.Feb.02 6:30 PM EST
Mié.Feb.02 9:00 PM EST
Mar.Feb.08 2:30 PM EST
Sáb.Feb.12 12:00 PM EST
Sáb.Feb.12 5:55 PM EST
Dom.Feb.13 8:30 AM EST
Dom.Feb.13 1:30 PM EST
Sáb.Feb.19 9:30 AM EST
Sáb.Feb.19 12:00 PM EST
Dom.Feb.20 8:30 AM EST
Dom.Feb.20 1:30 PM EST
Vie.Feb.25 2:30 PM EST
Sáb.Feb.26 7:00 AM EST
Sáb.Feb.26 9:30 AM EST
Sáb.Feb.26 7:55 PM EST
Dom.Feb.27 8:00 AM EST
Dom.Feb.27 11:00 AM EST
Messi y Cristiano chocan las manos tras un lance en el Clásico

Martín Onti: La ceguera

MADRID, España.- Reza una vieja expresión popular que ‘no hay peor ciego que el que no quiere ver’. Hay gente que se empeña en no asumir la verdad, ya sea porque esta provoca miedo, porque no le gusta lo que debe reconocer o porque simplemente está mejor creyendo mentiras que no sirven más que para fortalecer el engaño y consolar su propio espanto.

Si algo nos ha dejado en claro el fútbol mundial en este año que ya cojea rumbo a su destierro, fue certificado sin necesidad de un aviso de retorno en el último gran clásico español entre el Real Madrid y el Barcelona en el estadio Santiago Bernabéu. 

Lionel Messi fue, es y será muy superior a Cristiano Ronaldo como jugador de fútbol. Lo deja claro la comprensión del juego en su globalidad. Mientras Messi siempre significó totalidad, CR7 fue complemento, el mejor eso sí. El portugués necesitó de las horas bajas del argentino para sobresalir en el equilibrio futbolístico que ni siquiera en sus mejores horas de atleta infalible estuvo con absolutismo de su lado y en cambio ‘La Pulga’, para ello, sólo precisó de su genio innato en velocidad de crucero.

Los galardones expuestos en las vitrinas en estos años de competencia, no fueron más que una conveniencia mercantilizada por las obvias necesidades del negocio del que se aprovechó Cristiano Ronaldo. Fue el más sobresaliente Antonio Salieri de turno para un Mozart incomparable. Se precisaba de alguien para que el comercio del fútbol no muriese en la soledad impuesta por el ‘10’ blaugrana, y el luso aportaba las urgencias requeridas.

Hace ya un prudencial tiempo que la competitividad entre ellos ha marcado su camino descendente. De nada sirve, para quienes entienden el fútbol en su estado de pureza, las premiaciones que desviven a uno y pasan poco menos que desapercibidas para el otro. He escuchado mucha verborragia de Cristiano y ni una palabra de Messi.

El Santiago Bernabéu, y otros muchos estadios del mundo en este 2017 que se evapora junto a las sombras futbolísticas que nos acechan cada atardecer, ha dictado el presente, hace que renunciemos al velo del pasado y exhibe lo que resta de futuro. Cristiano Ronaldo abraza, en el yerro de lo que en el ayer era un gol seguro, su final inminente. Lionel Messi, mientras tanto, remarca la realidad con movimientos de un genio que a algunos les cuesta aceptar, sólo porque pretenden seguir siendo invidentes enarbolando cualquier bandera que sostenga la venda de su dolorosa ceguera.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!