Horarios

Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Vie.Oct.09 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Sáb.Nov.07 12:00 AM EST

Martín Onti: La caldera del diablo

El FC Barcelona, la institución toda, es hoy un verdadero polvorín. Algunos han alcanzado a darse cuenta que la situación es ya insostenible recién tras el clásico ante el Real Madrid, otros lo venimos advirtiendo hace un tiempo, y un mínimo porcentaje, que aunque presienten que el club es una caldera en ebullición, aún prefieren hacer oídos sordos a semejante berenjenal.
 
Se podría muy bien identificar los daños colaterales que vendrán, inevitablemente, sin acudir a la descripción exacta y detallada de lo que sucede en Can Barça. La entidad catalana ha derivado, tal cual otras grandes entidades deportivas, en una máquina comercial que vive de un producto principal que ya no genera. Cuando el triunfo y los resultados finales no acompañan, el negocio, que es el fútbol para el Barcelona, comienza a derrumbar el castillo de éxitos que se ha perseguido como marca registrada.
 
La caldera del diablo, digo el seno del club azulgrana, ha cerrado salidas elegantes y cuando me refiero a la ‘elegancia’ para superar un problema, no podría sino referirme a hacerlo a la clase y al dinero, donde este termina comprando lo primero como motor de funcionamiento para la consideración de quienes ven la historia desde los hechos.
 
Todo el conglomerado de inconvenientes que ha acarreado el Barça desde hace muchísimo tiempo a esta parte, deberían ser desmenuzados para comprender la raíz del presente. Pero, para ello tendríamos que remontarnos a tiempos muy pasados para el fútbol español en general, aunque no para la institución catalana que da la impresión de no querer abandonar su postura.
 
No creo estar tan erróneo en mis apreciaciones si les propongo viajar a la época del generalísimo Francisco Franco y, desde entonces hasta este día, enterarnos de que toda la gloria del club que hoy preside Josep Maria Bartomeu, se ha basado en doblegar la idea de sometimiento a un régimen político, social y regional. A partir de entonces, alardear de la supremacía deportiva que significa ser considerado estadísticamente el mejor, fue siempre el objetivo blaugrana.
 
Hasta aquí, disintiendo o no desde un particular punto de vista con la aplicación del pensamiento descripto, no nos queda otra alternativa que trasladarlo al capítulo actual comparándolo con este momento del Barcelona. Ya el buque insignia está averiado para surcar mares tan profundos y los arreglos circunstanciales no son los adecuados. 
 
En otras palabras, Messi ya cada vez es y será menos Messi y las alternativas no son tan válidas para solventar las urgencias que los tiempos contemporáneos demandan. Se aniquiló a La Masía, las elecciones para mantener el ‘status quo’ del club han tenido un equivocado proceder, y las gestiones no han parado de tomar discutibles caminos bajo la presión de una demanda social que les obliga a demostrar que siempre deben ser ‘Més que un club’.
 
El FC Barcelona, como institución de renombre universal, debe hacer una inmediata catarsis a partir de ahora. No se puede continuar tan barranca abajo porque en el fondo de la misma espera el infierno en el cual el único que habita con confort es el diablo, allí, en esa caldera adonde parece dirigirse todo el estamento culé.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!