Horarios

Mar.Ago.18 12:00 AM EDT
Mié.Ago.19 12:00 AM EDT
Jue.Ago.20 12:00 AM EDT
Mar.Ago.25 12:00 AM EDT
Mié.Ago.26 12:00 AM EDT
Vie.Ago.28 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.12 12:00 AM EDT
Mié.Ago.19 12:00 AM EDT

Martín Onti: Juan y Messi

BARCELONA, España. - Subíamos la cuesta y la esperanza nos daba la mano para llegar a la cima. El viejo coche de Juan estaba estacionado y eso significaba una bocanada de alegría, quizás la primera de la tarde. Él siempre llegaba primero y nos esperaba al resto en el aquel descampado aledaño a las vías del tren donde se jugaba cada fin de semana el torneo del barrio. El premio era la bebida compartida tras el juego, y de seguro las mejores copas eran siempre para Juan.
 
Tenía por entonces unos 35 años, apenas 2 más que Messi hoy en día. Para nosotros, todos en nuestra adolescencia, Juan era ‘lo más’. Era el dueño de todos los tiros libres, los penaltis y el encargado de situarnos sobre el campo apenas con una mirada. Sin que él lo supiese, le llamábamos ‘Manos en jarra’, me imagino que no necesito explicar el por qué.
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Leo Messi (@leomessi) el

 
Un día Juan, de repente, se empezó a mostrar menos participativo en el juego y, por ende, el equipo a perder dinámica ganadora. Para entonces ya había entrado en los 36 y nadie en el grupo quería aceptar esa decadencia que avizorábamos sábado tras sábado. Un día el ‘cerveza-limón’ post partido comenzó a ser menos frecuente y ese fue el principio del final. Dos fines de semana más tarde, Juan desapareció.
 
Lionel Messi ha cambiado su manera de jugar en el FC Barcelona, y no porque le resulte provechoso al equipo de Quique Setién, sino porque es la única manera de hacer que Juan, perdón, Messi, le siga proporcionando satisfacciones a los culé. 
 
El capitán azulgrana, en coincidencia además con una resultante de lógicas a la que se termina sumando la pandemia y todo lo que la Covid-19 genera, terminan de cerrar un capítulo que bien se podría editar en el libro de aquel siempre bien recordado Juan.  
 
Tirado atrás, el ‘10’ blaugrana ya no es tan efectivo ante la portería adversaria. Seguirá creando fútbol, sin dudas, porque de eso le sobrará hasta cuando sea viejo. Nunca perderá el conocimiento, ni las destrezas, y menos el saber leer un partido. La ejecución de faltas y penales todavía serán -un par de temporadas más, las que decida jugar- de su total autoría. 
 
Aquellos sábados que continuaron a la desaparición de Juan fueron, al menos para nosotros, días bastante tristes. El fútbol, y ‘la clara’, no volvieron a ser lo mismo desde entonces. Finalmente, nuestro crecimiento mató a la añoranza, creo, que de igual manera que en breve deberemos ir aniquilando la imagen de Lionel Messi en el fútbol mundial.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!