Horarios

Dom.Sep.26 1:30 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

Martín Onti: Iniesta debe sentir, no pensar

BARCELONA, España.- Se acerca el final de su carrera deportiva, es inexorable. Tal cual sucede en situaciones similares, y de cualquier otro orden que no necesariamente pase por el fútbol, Andrés Iniesta comienza a ver cercana la hora del retiro. Es una pena imaginar este juego sin el capitán del Barça aunque sea a cuentagotas, pero, ese es el destino al que el mediocampista español se enfrenta y no por eso allí se termina su historia, ni la nuestra.
 
 
 
 
Para un futbolista, que puede ver todavía a sus treinta y tantos años de edad que tiene toda una vida por delante para disfrutar junto a su familia, no debería resultar doloroso abandonar el juego antes de que este lo abandone a él. Es muy particular la situación, y traumática si se quiere para un hombre que ama el fútbol como Iniesta, pero, puesto el tema en su justa perspectiva, el tranquilo retiro de un referente como el medio azulgrana no debería significar su ostracismo ni la muerte del fútbol.
 
Sudáfrica 2010, las Eurocopas, y en menos medida su trayectoria triunfal con el FC Barcelona -con respeto por aquello de que la camiseta de un club no tiene porque necesariamente tener identificación desde cada grada- sumado al carácter afable y fraternal del de Fuentealbilla, han logrado que la imagen del bueno de Andrés sólo sea un mal augurio en Stamford Bridge y San Mamés desde la rivalidad que, sin mala intención alguna, supo desafiar su prestancia futbolística.
 
En síntesis, este es Andrés Iniesta. Un hombre calmo que ha marcado época casi sin proponérselo. Sus pies y su cabeza han generado la gloria que España y el Barcelona han sabido aprovechar. Al margen de Londres y Bilbao, que en sus fueros internos seguramente también le admiran, Iniesta ha puesto un tilde imborrable en el reconocimiento que su aparición le ha dado al entorno del fútbol internacional.
 
Iniesta ha sido un referente como pocos, aún lo es, y lo será más en la vidriera de la historia de quienes admiramos los secretos de este juego. Al margen de lucir una camiseta con el número de Messi o de Cristiano Ronaldo, muchos chavales quieren ser en el fondo Iniesta. Quieren sentir el placer de decidir la alegría de un pueblo desde la humildad del jugador manchego reviviéndolo a través del tiempo en cada partido y cada estadio del territorio nacional. Muy pocas personas tienen un constante reconocimiento como lo tiene Iniesta en casi todos los campos de juego de España.
 
Andrés Iniesta no necesita pensar, Iniesta sólo tiene que sentir lo que su interior le pide a voces. A su brillante palmarés no le hace falta absolutamente más nada que terminar de ser Andrés Iniesta entre los confines de lo que le pertenece por derecho adquirido. Este es su terruño, su pertenencia. Es propietario de un destino que se forjó a base de aptitudes y actitudes indiscutibles y que muy lejos está de tener que someterlas al vacío de otros lares desconocidos, por más que este sea China con su tirano poder económico.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!