Horarios

Dom.Dic.05 1:30 PM EST
Dom.Dic.12 1:30 PM EST
Dom.Dic.26 2:30 PM EST

Martín Onti: Imprudencia y realidad

MADRID, España.- Mauricio Pochettino se ha permitido saltarse las normas no escritas y, en ocasiones, tal perogrullada suele tener un coste adicional a la imprudencia de ejercer una opinión no deseada. Viene a ser que ante los medios, ávidos estos de provocar noticias que generen polémicas sensacionalistas, el técnico argentino del Paris Saint-Germain se atrevió a promover a su compatriota Lionel Messi como candidato al próximo Balón de Oro.
 
 
Con la evidencia de que las conclusiones de tamaña osadía no han sido las esperadas, o procedentes según se las mire, desde la acera de enfrente el galo Kylian Mbappé y el brasileño Neymar Jr. No se han sentido para nada conformes con el ‘craso’ error del entrenador de los Globetrotters del fútbol francés.
 
Las ópticas de análisis no tienen la dificultad de deducción que otros temas de mayor complejidad y detalles podrían tener. Hablo de deducción porque a veces desde afuera se hace fácil ver la problemática que desde demasiado cerca los ángulos no lo permiten. Sin embargo, ni esta excusa salvaría el atrevimiento de Pochettino en haber olvidado lo principal cuando se gobierna un vestidor de egos tan macerados en la soberbia, sea esta superficial o profunda.
 
El hecho de que Mauricio Pochettino haya propuesto como candidato indiscutible al Balón de Oro, desde su perspectiva personal, a una sola de sus figuras, olvidándose de otros de constatado poderío futbolístico como Mbappé y Neymar, no tiene defensa alguna para equilibrar la concordia en el Parque de los Príncipes a  partir de ahora, al menos para con el estratega argentino.
 
La improcedencia se sienta en su poltrona, si de juzgar el todo que contemplan los cobardes se trata, pero, a su vez, desafía la objetividad y conveniencia que requieren las circunstancias para, con valentía y personalidad, hacer valer las propias convicciones. Sólo quedaría, después del planteamiento de lo acontecido, evaluar el coste de lo que significa ser cada uno en momentos críticos.
 
Mauricio Pochettino, que poco tiene de tonto y maneja muy bien el dualismo fáctico, ha dicho en síntesis y casi desafiando con autoridad a quienes ya sabía enfrentaría, que para él Lionel Messi es mejor jugador que Kylian Mbappé y Neymar Jr a costa de saber que muy seguramente enfrentaría el juicio de un vestuario en dónde algunos levantan la voz y otros prefieren, por ahora, protegerse en el mutismo común de estos pretenciosos cracks internacionales que tiene el PSG.
 
A unos 1000 kilómetros de la capital francesa, en Barcelona, la respuesta se encuentra en el Camp Nou y hasta un poco más lejos también porque anoche, en Madrid, el Rayo Vallecano le infringió la tercera derrota en LaLiga al desvencijado equipo de Ronald Koeman, dejando al descubierto que sólo Messi servía como antídoto a un mal mayor que hoy es un lamento andante. Por esa simple razón se justifica que Pochettino apoye a su compatriota para que sea el nuevo dueño del Balón de Oro 2020/21.
 
 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!